Páginas



viernes, 18 de febrero de 2011

Bodas en tiempos del cólera (II)


La Monarquía de Quisqueya “encuera en pelota” mostrando su ineficiencia, para descrédito de los dominicanos en el mundo.

La infección y “exportación” a tierras venezolanas del mortal virus del cólera, luego de la famosa boda entre hijos de la “high class”*, es muestra contundente de la ineptitud de la Monarquía de Quisqueya para evitar o controlar la expansión de dicho mal en territorio dominicano.

En Facebook, he afirmado que las cifras de infectados por el virus en la ex República Dominicana, deben interpretarse multiplicándolas de 5 a 10, debido a que los medios de comunicación de ese lugar, están controlados por Su Majestad Leonel Fernández I y es “cotidiano” en ellos mentir descaradamente a cambio de dinero y otros favores.

Pero no solo por ello… En un paisaje donde no se recoge la basura, en donde no existen controles sanitarios como lo demuestran los miles de puestos de comida, bebidas y verduras en tarantines asquerosos, en medio de basura y aguas negras.

Un paisaje, que ante cualquier lloviznita, el drenaje cloacal colapsa llenando las calles de mierda, con 2 millones de haitianos en su territorio, la mayoría “sobreviviendo” en medio de la miseria y la suciedad.

Con Haití al lado.

Sin controles fronterizos.

Con hospitales deficientes.

Es lógico que las cifras de infectados sean mucho más elevadas y que existan decenas de víctimas mortales ocultas entre informes médicos amañados y noticias falsas.

El cólera se apodera de la Hispaniola.

En el lado haitiano, hasta el momento los muertos ascienden a 4,030 con 210 mil en atención médica, de entre casi 10 millones de habitantes.

Por el lado dominicano, supuestamente cero (0) muertes y 401 en atención medica, de entre 10 millones de habitantes.

Que tomando en cuenta, que los controles sanitarios están “un poquito mejor” que el de los haitianos, la cifra real debe rondar las 25 mil víctimas y algunos 300 fallecidos, según mis "cálculos conservadores"

Como lo demuestra, que en un ambiente limpio, pulcro y decente como Casa de Campo, se hayan infectado 452 personas ¡¡DE UN TABLAZO!!... Muy por debajo de las “cifras oficiales” suministradas por la Monarquía de Quisqueya en cuanto al resto de sus esclavos dominicanos.

La Monarquía de Quisqueya “encuerada” ante el mundo.

Hay que tener muy poca vergüenza como la que exhibe ante el resto del planeta, Su Alteza Leonel Fernández I, Emperador de Quisqueya “por la gracia de Dios y el PRD” para andar orondo haciendo turismo vip internacional, mostrándose como el “papaupa de la matica internacional” cuando sus esclavos padecen de mortales enfermedades, gracias a su manifiesta incompetencia como Gobernante.

En esta nueva vergüenza internacional del Emperador, demuestra claramente que nuestras instituciones gubernamentales, están “para lo que dicen los cables WikiLeaks” y no para resolver los problemas nacionales.

El cólera, que hemos convertido en “producto de exportación” junto con la droga, los plátanos, pollo y arroz, ha sido el resultado de la nula gerencia de:

Ministerio de Agricultura: Que debe velar por la calidad de las hortalizas.

Ministerio de Comercio: Con su Dirección de Normas y Sistemas de Calidad (DIGENOR)

Ministerio de Medio Ambiente: Que no ha sido capaz de mantener saneado el litoral costero, como lo demuestran nuestras playas llenas de basura.

Ministerio de Hacienda: Con su Dirección de Aduanas, buena para robar, pero no para controlar los productos que entran por la línea fronteriza.

Ministerio de Turismo: Que ni siquiera se toma la molestia para que los Ministerios competentes, cumplan con sus atribuciones en los centros turísticos… La infección fue en Casa de Campo.

Alcaldías de La Romana y Pedernales: Que deben velar por la limpieza y ornato de las ciudades que administran.

Ministerio de las Fuerzas Armadas: Con su Dirección Nacional de Pesca y su Cuerpo Especializado Fronterizo (Cesfront)

Ministerio de Salud Pública: Charlatanes que en lugar de hacer todo lo humanamente posible para prevenir y controlar la enfermedad, se prestan al engaño y la fábula... Como lo demuestra que su titular afirmara que los mariscos consumidos provenían de Pedernales y días después con "malabarismos verbales" insinuar que vinieron desde Haití...

Y por último el Emperador de Quisqueya, que está en todas, menos en misa, que tiene hasta una “Dirección General de Embellecimiento” y un “Despacho de la Primera Dama” adscritos a la Corona, manejando recursos por encima de muchos de los Ministerios que he citado precedentemente.

CONCLUSION: Lo peor no es cólera, sino la falta de credibilidad.

Por estar la Monarquía de jabladora, pintando su feudo como el “paraíso de Adán y Eva”, muchos turistas y extranjeros con propiedades en los litorales costeros, se arriesgan realizar vacaciones y bonches en hoteles o en sus lujosas villas o apartamentos.

Vienen a Dominicana totalmente engañados “por las garantías” que ofrece su Majestad Fernández I en sus viajes vip y el engaño constante de sus bocinas.

En este caso por no tener siquiera la RESPONSABLIDAD DE DECIR LA VERDAD de lo que ocurre en nuestro paisaje, llegaron unos incautos extranjeros, que adquirieron unas langostas y fueron infectados por el mortal virus del cólera.

Personas en su mayoría de amplios recursos económicos y relaciones, que luego de esta experiencia ¡¡NO ES VERDAD COÑO!! Que se atreverán a tomar la ex República Dominicana como destino turístico ni para realizar inversiones…

No por el cólera, que pudo ser prevenido por los mismos infectados en la boda (tomando medidas sanitarias por cuenta propia, importando todo lo que iban a consumir o largándose a otro lugar o aplazar en espera de tiempos mejores… ) Sino por la FALTA DE CREDIBILIDAD de la Monarquía de Quisqueya, incapaz de por lo menos decirle la verdad al mundo de lo que ocurre en su feudo.

TEMA RELACIONADO:

* Bodas en tiempos del cólera (I)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores en linea ahora mismo