Páginas



lunes, 29 de diciembre de 2014

La Unión de Acero: Cuba - El Vaticano.


Reflexiones sobre la reciente visita del Papa Benedicto XVI a Cuba.



Con motivo de la reconciliación Cuba - Estados Unidos y de la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI compartimos este tema original del 5 de Abril del 2012, a vuestras consideraciones:

Nuestros hermanos de la República de Cuba han empezado a trillar a pasos firmes el camino hacia el cambio y las transformaciones necesarias para enrumbarse al nuevo socialismo al estilo chino o vietnamita pero de acuerdo a sus propias necesidades, situación geopolítica y sobre todo CULTURA.

Digo ello, por la reciente visita “pastoral” del Papa Benedicto XVI a la hermana isla caribeña para retomar y consolidar la vieja alianza estratégica concertada con su predecesor el Papa Juan Pablo II, en donde se restauran las viejas tradiciones católicas, la reincorporación algunas prácticas “capitalistas” en su economía y ciertas “aperturas” en Cuba a cambio de intermediación, mediación y “lobby” ante las grandes potencias, entidades internacionales y corporaciones transnacionales para que vallan en “auxilio” de su economía.

Por esa razon es que contrario a la apretada agenda en Mexico, con varias misas y conferencias con sus obispos latinoamericanos.... En Cuba el itinerario papal de 48 horas, tan solo habian concertadas 2 misas multitudinarias... Para tener tiempo y la suficiente discrecionalidad para las importantes reuniones paralelas llevadas a cabo, en donde no fueron convocados los obispos del caribe para evitarse "calieses" y delatores indiscretos.

ANTECEDENTES:

Tras la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la República de Cuba entra en el denominado “periodo especial” porque con la desaparición de esa súper potencia, se fueron al carajo las grandes ayudas financieras, los programas de cooperación bilateral, el suministro de petróleo a precios preferenciales y las exportaciones de productos cubanos, que eran VITALES para la supervivencia y estabilidad de los antillanos.

De ahí se empezaron a implementar algunas pequeñas reformas, en especial la libertad de cultos y el acercamiento a la Iglesia Católica Romana, que tuvo su expresión cumbre con la histórica visita del Comandante Fidel Castro a el Vaticano en Noviembre de 1996 reciprocada por el Papa Juan Pablo II a Cuba en Enero de 1998 para formalizar la “Unión de Acero” que les he descrito precedentemente.

Pacto bilateral que cayó en situación “Stand by” con el advenimiento de Hugo Chávez a la Presidencia de Venezuela en 1999… Quien inmediatamente les tendió su mano generosa, ofreciéndoles a los cubanos las mismas ventajas que en su oportunidad tenían con la URSS…. A lo que agregamos el visible deterioro de la salud de Juan Pablo II, su posterior muerte y transición de mando…. Simultáneamente con la enfermedad del Comandante Fidel Castro y la transición de mando hacia su hermano el Comandante Raúl Castro.

Benedicto XVI y Raúl Castro retoman el pacto.

Con el arribo a la Presidencia cubana de Raúl Castro, consolidándose en la misma, sustituyendo al equipo de su hermano por su propio equipo, mientras simultáneamente implementa sus propias ideas de gobierno…  Concomitantemente con la entronización de Benedicto XVI al solio de San Pedro… El viejo pacto ha sido retomado con el esquema de “ganar-ganar” con:

Benedicto XVI, quien casi se encuentra en retiro por su avanzada edad, busca su propia consagración, consolidando “el restablecimiento del cristianismo” con la reincorporación formal de la Semana Santa y las “muestras de fervor” en la Habana y Santiago de Cuba…

Raúl Castro, que también se encuentra al borde del retiro por su edad, buscando el éxito, atrayendo nuevas inversiones, condonaciones de deudas, empréstitos en condiciones ventajosas, programas de financiamiento para proyectos de infraestructura, nuevos mercados de exportación y acuerdos bilaterales en general que generen divisas, trabajo, comida, bienestar y estabilidad a sus gobernados…

¿Por qué el acuerdo con el Papa?

Sencillamente porque no es lo mismo ni es igual usted tener como “aliado” y “representante extraordinario y plenipotenciario” a Su Santidad el Papa que a los chinos, rusos y venezolanos.

Estos últimos “camaradas” aunque sean grandes aliados, tienen sus propias necesidades e intereses soberanos hacia sus pueblos que no pueden sacrificar y de ofrecer algún tipo de “mediación” seria a cambio de ventajas económicas que Cuba no puede aportar.

Igualmente esos “camaradas”, tienen muchas limitaciones, al pertenecer al “mismo bando ideológico”…  A la hora de negociaciones con “la cuadra ruda capitalista” muy probablemente les cierren puertas, ventanas o simplemente se las pongan imposibles, por tratarse de asuntos de geopolítica y “reparto de espacios de poder e influencia” en el mundo…

Que no es lo mismo que con el Papa católico, que no tiene una población que atender en todas sus necesidades y sobre todo con mucho pero mucho poder MORAL con sus frailes, curas, obispos y cardenales…. Así como basta feligresía ubicados estratégicamente en posiciones de mando en los estamentos político, militar y económico a través del todopoderoso Opus Dei en todo el globo terráqueo, gracias a su condición de “herederos de Cristo en la tierra”.

Por ejemplo:

Supongamos que en una de sus misas o almuerzos privados, reuniones de trabajo en su despacho en el Vaticano o en sus “visitas pastorales” en todo el mundo… Tenga como interlocutores a Mariano Rajoy, Nicolás Sarkozy, Ángela Merkel o cualquier otro dignatario perteneciente a la Unión Europea… De repente Benedicto XVI  les pide que “le hagan el favor de ayudarlo con Cuba”… 

¿Se negaran al pedido de Su Santidad?

Podrán brincar, patalear, revolcarse de dolor, quejarse… ¡¡PERO ACEPTARAN!!

Ya que Europa es la PRINCIPAL ZONA DE INFLUENCIA de El Vaticano.

Caso parecido si con quienes trataría fuese con los Estados Unidos… A quien le pediría “iguales favores” como recompensa por “viejos favores recibidos” y los que vendrían en el futuro, con las MEDIACIONES USUALES del Vaticano a favor de los yankees ante los líderes europeos y latinoamericanos.

Probablemente tampoco le darán todo lo que pida, por las razones politiqueras que todos conocen, pero le buscan la vuelta….

Y si se trata de atraer inversiones por parte de los hombres más ricos del mundo, pactar condonaciones y nuevas facilidades de pago ante los organismos financieros internacionales o ventajosos nuevos créditos y financiamiento de programas de desarrollo por ante esos mismos organismos… Al Papa tan solo le bastaría convocar a la plana mayor del Opus Dei, informarles los pormenores sobre sus acuerdos con Cuba y ORDENARLES que “le ayuden a cumplir su parte”…  So pena de "castigo eterno” cerrandoles posibilidades de negocios o destituciones en sus comodas posiciones de poder, de NO OBEDECER “el mandato divino” del Santo Padre

CONCLUSION:

Gracias al ascenso de nuevos gobernantes tanto en Cuba como en El Vaticano y los cambios que se experimentan en todo el contexto mundial, es que ha sido retomado y puesto en marcha a paso de vencedores, esta Unión de Acero cubano-vaticana.

Porque aparte de todo lo que les he descrito, aunque haya diferencias “ideológicas”, no existen diferencias culturales que lo impidan gracias al arraigo del catolicismo en Cuba, como se manifiesta en la “santería” que nunca ha podido ser erradicada y la notoria influencia de sus sacerdotes entres sus pobladores y estamentos de poder.

Sera cosa de poco tiempo, de uno a dos años para que los cambios que vienen en Cuba y otros países cercanos sean notorios y sumamente positivos.

Por ello nuevamente me quito el sombrero ante el ingenio cubano por buscarse tan poderoso aliado en esta coyuntura estelar...

¿O que pensaban? ¿Que se buscarian a Leonel Fernandez como mediador?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores en linea ahora mismo