Páginas



lunes, 11 de diciembre de 2006

LE CORRESPONDEN FUNERALES DE JEFE DE ESTADO A AUGUSTO PINOCHET??


En el día de ayer, ví con sorpresa el anuncio de la Presidencia de Chile, a cargo de su vocero Ricardo Lagos Webert que el ex dictador Augusto Pinochet será enterrado bajo los honores de Comandante General del Ejercito, medida la cual es PARCIALMENTE legal, veamos porqué:

1. Pinochet se desempeñó como Comandante en Jefe del Ejército, en virtud de designación realizada a tales fines por el Presidente Salvador Allende en el año 1972. Esa condición fué ratificada por la Constitución del año 1980, en la cual los jefes militares adquieren la condición de inamovibles.

En ese sentido, le corresponden honores de Comandante en Jefe, pero con una PARADA en la sede de esa institución castrense.

2. Se desempeña como SENADOR VITALICIO al no poder triunfar en el plebiscito de 1988, continúa como Comandante en Jefe, pasando luego a esa condición en 1997, al Ejército ejercer la facultad constitucional de colocarlo en ese puesto en representación sus intereses.

Por lo que también le corresponden honores por la indicada situación, con otra PARADA en la sede del Congreso.

3. Se desempeña como jefe de la Junta Militar en 1973, es decir Presidente de facto, pues esa Junta elimina la Constitución vigente de 1925. Con la Constitución de 1980, la Junta Militar procede a designar a Pinochet como Presidente Constitucional.

¿ES LEGAL LA PRESIDENCIA DE PINOCHET??

Hasta el año de 1981 no lo era, pues llega al Poder mediante un Golpe de Estado que derrocó al Presidente Allende, la Junta Militar de cuajo elimina el Congreso y prácticamente desconoce la Constitución de 1925.

Con la discusión y aprobación mediante PLEBISCITO el 11 de Septiembre de 1980, con el voto mayoritario chileno A FAVOR de ese texto Constitucional, en virtud de la misma, Pinochet, es designado como Presidente Constitucional hasta el año de 1990, en donde pierde la jefatura del Estado, mediante otro nuevo Plebiscito, figura estatuida por esa misma Constitución.

¿ES LEGÍTIMA LA PRESIDENCIA DE PINOCHET??

La LEGITIMIDAD, en los tratados de ciencias políticas, es la ACEPTACION voluntaria del orden impuesto, de reglas y disposiciones. Con los 2 plebiscitos en donde se confirma la Constitución de 1980 y en donde se revoca el mandato de Pinochet es más que suficiente.

Pero a ello agreguemos que en base a la Constitución de 1980, los actuales gobernantes chilenos, aceptan esas reglas de juego y participan de forma consecutiva en: La coalición por el NO, derrotando las aspiraciones continuistas del Dictador Chileno y en las sucesivas elecciones Presidenciales en donde salen electos Patricio Alwin, Eduardo Freí y Ricardo Lagos.

Y sobre esa Constitución es que se discute, modifica y promulga la actual Constitución chilena y electa la actual gobernante Michelle Bachelet.

Por lo que ese texto constitucional descansa sobre muy sólidas bases de legitimidad.

CONCLUSIÓN:

Al Pinochet no haber perdido su condición de Senador al momento de su muerte, pues fué DESAFORADO que no es lo mismo que DESTITUIDO, recursos que se interpusieron y ACEPTARON en base a las normas de la Constitución de 1980.

Al no haber sido condenado a sentencia judicial definitiva que lo inhabilite y conculque sus derechos adquiridos, perfectamente sus deudos mediante un recurso de amparo por antes las jurisdicciones correspondientes, pueden lograr que el Estado chileno le haga los funerales que le corresponden a su condición de Ex Jefe de Estado, con sus correspondientes PARADAS en las sedes del Congreso y el Ejercito.

Próximo tema: PINOCHET NO ROBO

5 comentarios:

  1. Patricio1:53 p. m.

    Me cuesta pensr que se le rindan honores a los ladrones.
    Quizás la pregunta, más allá de lo cerrada, lineal y ciega que puede ser la perspectiva legal, sería: ¿Honores de qué?

    ResponderEliminar
  2. Amigo Patricio: Gracias por su tiempo, lamentablemente Pinochet no fue condenado por ninguno de los crimenes que se le achacan, si existen varias sentencias en donde se le quita su derecho a "fuero" por su condicion de Senador Vitalicio. El Fuero es un privilegio de no ser apresado ni encausada alguna persona mientras tenga funciones a su cargo, para suspenderle ese privilegio, es necesario demandar por ante un Juez para que examine si procede tal solicitud y este autoriza. Estas demandas confirman mi tesis, ya que si no fuera Senador vitalicio tampoco hubiera sido un Presidente legal, una cosa va con la otra.

    ResponderEliminar
  3. felipesampo.blog7:09 p. m.

    resusitaste,que bueno que esta de vuelta......

    ResponderEliminar
  4. Hola Felipe: Atareado que he estado por las festividades navideñas y otras vainas mas, gracias por tu tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:50 a. m.

    PARAGUAY: VIDELA SÍ, CHÁVEZ NO
    Mientras en los países de la región los Derechos Humanos y la libertad de pensamiento van ganando terreno e incluso sirven de plataforma a los políticos para captar votos, los émulos del senador Mc Carthy en Paraguay, capitaneados por el propietario del diario ABC color Aldo Zucolillo, han retrocedido medio siglo en el tiempo que mide el contexto internacional, en un país en el que sólo basta alejarse unos 15 kilómetros de la capital para volver del mundo contemporáneo a la prehistoria, pasando por el modernismo, la edad media y el mundo antiguo. Es lo que se deduce del desmesurado espacio que vienen dedicando a satanizar a Hugo Chávez y a su política exterior, llegando al extremo de escrachar con fotos e infografías a supuestos simpatizantes paraguayos de la revolución bolivariana.
    Nada más natural en un medio donde los políticos que hablan de derechos humanos pierden intención de voto entre el electorado, y la popularidad sube cuando más mano dura prometan.
    Para honrar la memoria, debemos puntualizar que no siempre la prensa paraguaya se mostró tan susceptible a las amenazas a las libertades públicas de la región, sobre todo en tiempos en que los dictadores se asemejaban más al prototipo promovido desde el norte que a sus propios pueblos. Nadie se escandalizó en el periodismo libre cuando el General Alfredo Stroessner visitó Venezuela en junio de 1957 para estrechar vínculos con el dictador militar del país caribeño, General Marcos Pérez Jiménez, en tiempos en que ambos subproductos de la política exterior estadounidense concedían graciosamente tajadas del espectro radioeléctrico a sus adulones. Para que no queden dudas sobre el carácter marcial de su visita, Stroessner se alojó en el local del Círculo de las Fuerzas Armadas de Venezuela, en Caracas.
    Un par de décadas más tarde, un 20 de abril de 1977, era recibido por Stroessner con los honores correspondientes, el Teniente General Jorge Rafael Videla, quien llegaba al Paraguay acompañado de su esposa Alicia Raquel Hartidge. A la noche se llevó a cabo una recepción de gala en el Palacio de Gobierno de Asunción, donde no faltaron los pundonorosos y austeros luchadores por la libertad de expresión, que aún no habían sido seleccionados por la embajada norteamericana como propagandistas de la democracia tutelada. Es conocido que la National Endowment for Democracy , la USAID y la CIA se abocarían a fabricar entre ellos a bien remunerados disidentes y “luchadores por la democracia” en el crepúsculo del régimen militar paraguayo.
    Al conocerse a principios de marzo en Asunción la próxima visita de Videla, ABC color publicaba su recordado editorial donde criticaba al presidente Jimmy Carter por su énfasis en la promoción de los Derechos Humanos y defendía al proceso argentino sentenciando que al presidente norteamericano le era muy fácil pontificar lejos del problema. Por las mismas fechas eran apresados en Asunción Alejandro José Logoluso y Marta Landi, entregados a los sicarios de Videla por las fuerzas represivas paraguayas. Los grupos de tareas de Pastor Coronel tampoco se apiadarían de José Nell, paralítico desde que recibió una bala en los disturbios desatados en Ezeiza por el retorno de Perón.
    El 28 de enero de 1999 Hebe de Bonafini pidió a Baltasar Garzón que solicite la extradición del dictador Stroessner, presentando documentos tales como una ficha policial de la Dirección de Registro de Extranjeros paraguayos de la desaparecida argentina Dora Marta Landi Gil, que está fechada en Asunción en marzo de 1977; una tarjeta del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Marta Landi, que está registrada en Asunción el 10 de marzo de 1997; y un informe de la policía de Asunción, donde se notifica que Marta Landi (argentina), Alejandro José Logolusso (argentino), José Nell (argentino) y otros han sido expulsados del país. Este informe policial está fechado el 16 de mayo de 1977. Entre los documentos, también destacan un registro de vuelo en el que se acredita que, el 16 de mayo de 1977, el capitán de corbeta José Abdalá, (alias Turco) trasladó a Landi Gil y a su compañero, Alejandro José Logolusso, de Asunción a Buenos Aires.
    El destino de todas estas personas, embarcadas en el vuelo del que jamás regresarían, con seguridad poco importan a Zucolillo y otros paladines de la democracia sin chavismo, ayer tan ocupados en recibir las mieles de la proximidad al poder dictatorial, como hoy en sostener su autocomplaciente y fantasmática reputación democrática, aún al precio de buscar sombras en el cuarto oscuro de su conciencia. LUIS AGÜERO WAGNER.

    ResponderEliminar

Lectores en linea ahora mismo