Páginas



sábado, 19 de mayo de 2007

EL DILEMA DEL PARA-MILITARISMO COLOMBIANO



"Yo soy prueba fehaciente del para-militarismo de Estado. Yo fui paramilitar entrenado por ellos"
Salvatore Mancuso
-----------------------------------
¡¡ regao el hombre!!

Cualquiera que se sienta traicionado, luego de haber servido al gobierno de turno como fuerza paramilitar y que ahora vea como pretenden deshacerse de él, no es para menos.

Lo que acontece en Colombia con los paramilitares , no es nada nuevo ni del otro mundo, por existir precedentes a lo largo y ancho de Latinoamérica y el mundo. Es lo que todavía queda de la Guerra Fría.

Como todos saben, en nuestra hermana República de Colombia desde hace muchísimos años existen las llamadas “guerrillas” supuestamente orientadas por ideología comunista, la más conocida de todas son las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) lideradas por el mítico Manuel Marulanda, no les abundaré mucho sobre ellas, pues será otro tema.

Para ello el Estado Colombiano, para combatirlas de forma "más eficaz" ha creado los grupos paramilitares, siendo el más conocido las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), lideradas por Jorge 40.

¿Es nuevo el para-militarismo?

Eso es más viejo que cuando cuca bailaba, como les dije al principio, existen precedentes:

En Dominicana: La Banda Colorá, grupo creado bajo la protección del gobierno para “controlar” a los opositores.

Haití: Los Tonton Macoute

El Salvador: Los cruelmente sanguinarios Escuadrones de la muerte comandados por el funesto Roberto D Aubuisson, para combatir al Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). También en Uruguay para combatir a los grupos de izquierda que hoy gobiernan ese gran país.

Italia: Los Camisas Negras y Alemania los Sturmabteilung, Aunque no pertenecen a la Guerra Fría propiamentente dicho, más bien son una especie de "precursores"

¿Para que el para-militarismo?

Un mal necesario, para cualquier gobierno sinvergüenza.

Acontece que la figura de El Estado, está obligado a carabina a defender los derechos de la persona humana. Para ello, está sujeto a múltiples acuerdos internacionales en donde se compromete a sustentar esos valores.

Esos acuerdos, contemplan la creación de Tribunales especiales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, La Corte Europea de Derechos Humanos, El Tribunal Internacional de Justicia, etc. Organismos a los cuales puede acudir cualquier ciudadano a demandar hasta a su propio país, cuando entienda que se le han vulnerado sus derechos.

El Estado, como tal, cuenta con Fuerzas Armadas y Policiales, para defender la nación y la seguridad interna de los ciudadanos que habitan en ella. Esos cuerpos de seguridad, como entes del Estado, se encuentran obligados a garantizar esos derechos.

Por esa razón, es que existen los Fiscales para investigar cualquier crimen o delito y los Jueces, para sancionar al ciudadano que viole la ley o darle pa fuera, cuando entienda que no existen pruebas que lo puedan comprometer.

Al momento en que se combate el crimen o el delito, los cuerpos de seguridad actúan subordinados a los entes antes mencionados, deben hacer sus investigaciones mediante métodos científicos, apresar mediante una orden expedida por un juez, interrogar mediante técnicas diversas como el detector de mentiras, ejecutar una muerte en cumplimiento a una condena emitida por un Juez (y si la ley lo contempla), etc.

En caso de que esos organismos de seguridad encarcelen, maten, torturen y abusen a los ciudadanos por cuenta propia, se hacen responsables como violadores a los Derechos Humanos, pasibles de ser demandados y condenados por los tribunales locales o internacionales. Una condena, abarcaría la prisión de la persona que cometió los abusos y la reparación en dinero, por parte del Estado a la víctima.

Por esa razón, cuando no existe el dinero suficiente para combatir el crimen “por el librito y/o la situación se desborda con guerrillas o grupos armados que buscan desestabilizar o derrocar al gobierno de turno. Se acude a armar, equipar, pagar, proteger, entrenar y financiar (mediante un presupuesto paralelo y secreto) a otros grupos armados adeptos, para que les hagan el “trabajo sucio”, y con ello el Estado se ahorra responsabilidades y sobre todo TIEMPO.

Pues llevar un proceso judicial con todas las garantías amerita de mucho tiempo, que en una situación desbordada e inestable, favorece a los grupos guerrilleros o conspirativos quienes pueden ocultar o desaparecer pruebas mediante la intimidación, dejarse torturar antes de delatar a un “compañero”, dejarse matar antes de entregarse o rendirse si se encuentra acorralado y hasta dinamitar el Tribunal en donde podría ser juzgado o asesinar al Juez o Fiscal que lleve el caso ( de ahí los llamados “Jueces sin Rostro” de Colombia, Perú, etc.)

Situaciones que El Estado, también se ahorraría.

Caso colombiano:

Aquí la cosa tiene cocoricamo, pues los paramilitares se la buscan con los narcotraficantes, al igual que los grupos guerrilleros.

De ñapa, los particulares, ante la aparente ineficiencia del Estado para protejerles sus negocios, propiedades, familia, etc. Mediante las vacunas, se evitan que tanto para-militares como guerrilla, puedan secuestrarles o robarles.

Por ello, la situación en Colombia es excepcional, por ser el primer país productor de drogas controladas en el mundo.

El "oficio" de paramilitar o guerrillero, en esa nación, es una excelente "profesión" para ganar dinero fácil constante y sonante, no un asunto de ideología o lucha por la justicia o el bien común, como en los 60s y 70s.

Por ello, es que ambas figuras de la prehistoria política, esos fósiles vivientes, se mantienen, aunque transmutados en vulgares delincuentes.

¿La confesión o delación de Salvatore Mancuso afectará al gobierno de Uribe?

En lo absoluto, ni al gobierno ni a los empresarios a quienes este pretende embarrar junto con él. Tendría que presentar alguna prueba adicional, como documentos, grabaciones, testigos, etc.

Su simple confesión, es solo un dato y como el es acusado, sus declaraciones NO SERÁN TOMADAS EN CUENTA para condenar a cualquier otro y mucho menos al Estado Colombiano, que le protegía. Ya que el Fiscal, quien dirige la investigación, es por lo general designado por el Presidente de turno y ni pendejo que fuera, para darle municiones al enemigo.

En estos tiempos, la confesión, ha dejado de ser la prueba por excelencia, pues también se buscaría con ello, ocultar a los verdaderos culpables de un hecho delictivo.

Los acusados o procesados judicialmente, su testimonio en contra de otro, no se toman en cuenta, al considerarse parcializadas o ser vía de chantaje, maldad, intimidación, etc. provenientes de una persona que tiene mucho que perder y poco que ganar.

CONCLUSIÓN:

El que se le antoje engancharse a paramilitar, debe saber que es un oficio semejante al que se le encomienda a Tom Cruise, cuando caracteriza al agente Hethan Hunt en Misión Imposible: “… Esta es tu misión… en caso de que te atrapen o mueras, no somos responsables y el gobierno no sabe nada..”

A la hora de la verdad, el gobierno dejará que te arrasques o guayes la yuca solito.

Y si te pasas de la raya, te quieres hacer el sabio, sabes demasiado o simplemente dejaste de serles útil, ellos mismos se encargarán de lavarse las manos, echarte toda la culpa por todos los males tanto tuyos como ajenos y hacerte justicia, para tranquilizar a la ciudadanía y a la comunidad internacional.

Mientras que el gobierno, debe verse "obligado" a hacer uso de estos delincuentes para combatir la delincuencia de la guerrilla.

He ahí el dilema.

9 comentarios:

  1. Muy bueno este artículo, de hecho acabo de mirarlo en Blogalaxia en la columna de opinión. Pienso que lo del tema de los paramilitares en el mundo es un tema escabroso con serias ramificaciones en los gobiernos de turno y también es consecuencia de políticas mal administradas.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Paco:

    Efectivamente el "pecado original" de ese y muchos otros males son las "politicas mal administradas" que llevan al descontento y luego al caos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:20 a. m.

    La persona que escribe este artículo está mal informada. Los "Paras" no nacieron en Colombia como invento del Estado. Fue una reacción de los ganaderos y latifundistas ante el robo, secuestro y extorsión que recibían por parte de la guerrilla. Los hacendados ricos suplieron de armas y contrataron mercenarios extranjeros como el mítico Jair Klein para formar las filas de los paramilitares, así como contrataron ex-militares colombianos. Cuando los paras pusieron en retirada a los guerrilleros de muchas zonas a sangre y fuego, se dedicaron a controlar el negocio de la droga que dejaron vacante los Guerrillos, luego se dedicaron a otros ilicitos como defraudación del presupuesto nacional de la salud, y el robo de haciendas a sus legítimos dueños. Por último, entraron en concubinato con los narcos, donde no se sabía cual era para o narco. Todo esto con extrema crueldad, donde historias de motosierras abundan por doquier. En algún momento de la azarosa historia de Colombia, los militares y los paras compartieron el onjetivo común de derrotar a la guerrilla y alianzas se vieron entre estos bandos. Hoy la situación es otra (por fortuna) y probablemente algo bueno salga de la entrega de los grandes barones de la violencia en Colombia.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:49 a. m.

    Los Tonton Macoute y otros grupos estatales de la muerte, no estarían en la misma categoría de las AUC, ya que estas últimas fueron formadas por latifundistas que, ante la ausencia del estado en algunas zonas, fromó su propio ejercito particular, el cual luego se le salió de las manos. Los "Chulavitas", o "Pájaros" de los 50's en Colombia si entrarían en la misma categoría de los Macoutes.

    Es falso que las confesiones de Mancuso no tengan algún efecto en el gobierno. En la llamada "Parapolítica", las confesiones de Mancuso y otros jefes "paras" han mandado a la carecel a varios congresistas que esperan juicio por presuntos nexos con el paramilitarismo y el financiamiento de campañas políticas.

    ResponderEliminar
  5. Anonimo 1.
    Gracias por su aporte, lamento que se trague el cuento de que los "paras no son invento del Estado..." permitame reirme un poco.. JAJAJAJAJAJAJA. El Estado Colombiano ya sea por accion u OMISION es el responsable del surgimiento, equipamiento y operatividad de esos paramilitares

    Anonimo 2:
    Lo que diferencia a los Macoutes con los "paracos" es que los primeros atacaban a la poblacion civil indefensa, que no comulgaba con los Duvalier. Mientras que los segundos "combaten" a grupos insurgentes y armados hasta los dientes como las FARCs, ELN, etc.

    Pero no dejan de ser "para-militares" apadrinados, entrenados y armados por el Estado, aunque sin asumir publicamente su patrocinio para evitarse condenas internacionales y sentencias dictadas por Cortes de Derechos Humanos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:58 p. m.

    politicamente para Colombia no es satifactorio tener a esos grupos. Porque no pueden con ellos pero su economia en realidad se basa no solo en las leyes que tienen o la materia que importan tambien se basa en los paramilitaresy sus secuestros y sus narcotrafico en fin no hay mal que duro mil año ni gobierno que lo resista es hoar a de hacer algo por acabar de disoluir esas organizaciones porco beneficiosas para la vida humana de los colombianos

    ResponderEliminar
  7. Anonimo
    Muy de acuerdo con usted.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:59 p. m.

    Se Nota que usted no conoce nada de el tema! empezando por que Colombia no es el primer Productor de drogas! NO SEA TAN IGNORANTE!! BRUTO SI VA A ESCRIBIR ALGO HAGALO CON ARGUMENTOS Y FUNDAMENTOS VALIDOS Y VERDADEROS NO SEA PAYASOOOO! RESPETE!! COLOMBIA NO ES COMO UD LO PINTA! ES ABSURDO SU TEXTO!

    ResponderEliminar
  9. Anonimo

    Tu lo que eres es un buen PENDEJO, MARICON que ni siquiera da su nombre.

    Mejor digale al Presidente Uribe que se deje de estar suplicando ayuda a los Estados Unidos para combatir el narcotrafico y le aprueben el TLC.

    ResponderEliminar

Lectores en linea ahora mismo