Páginas



jueves, 11 de marzo de 2010

La chapucera "renuncia" de Angel Lockward como Embajador dominicano acreditado en Colombia.


Breves lecciones sobre el arte de la "protesta diplomática".

Ante el ruidoso fracaso internacional del Emperador Leonel Fernández I en su torpe mediación entre Colombia y Venezuela, este ha apelado a chapuceras medidas para mitigarlo, ocultarlo y tergiversarlo a su favor ante sus siervos y el resto del mundo.

No conforme con movilizar a sus bocinas, velloneras y guaguas anunciadoras palangristas nacionales e internacionales para presentarlo como "víctima" ante el "envidioso" Hugo Chávez a quién hasta le han sacado los trapitos al sol por "viejos favores recibidos"... Sin medir las consecuencias, ha inventado una supuesta trama del gobierno Colombiano para que "fracasara" al proporcionarle supuesta "información falsa". 

Saltándo nuevamente las normas diplomáticas, "tirando la piedra y escondiendo la mano" con la "renuncia" del señor Angel Lockward al frente de la Embajada dominicana acreditada en Colombia.

Tipos y Procedimiento de "protesta" diplomática.

La "renuncia" de Lockward como "protesta diplomática" no tiene precedentes en la historia de la humanidad, al mandar "al carajo" las costumbres, normas, tratados y la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas

Modos ordinarios.

Decimos esto, porque cuando ocurre conflicto, mal entendido, desavenencias o cualquier dificultad entre ciudadanos o gobernantes, Ministros y/o funcionarios diplomáticos o consulares de determinado país con las autoridades del país en donde se encuentren prestando servicios se procede a una simple queja (lo adecuado en este caso por provenir el inconveniente de un funcionario de quinta categoría) o a la "nota de protesta".

Si el conflicto suscitado es de mayor dimensión o se agrava, se procede "llamar a consultas" al Embajador.

Otra forma de "protesta diplomática" es que el Canciller o Ministro de Relaciones Exteriores, convoque a su despacho al Embajador acreditado del país "agresor" para que "explique" sobre el particular.

Modos extraordinarios.

En caso de que el asunto sea considerado muy grave o el hecho original persista se acude por ante los organismos internacionales, ya sean regionales o mundiales como la Organización de Estados Americanos (OEA) u Organización de las Naciones Unidas (ONU) y/o ante el Tribunal Internacional o de Arbitraje dependiendo el caso, para procurar "sanción" contra el infractor.

En caso muy extremo: La ruptura de relaciones bilaterales y hasta la declaración de guerra.

Pero nunca, jamás, "never" en la historia de las relaciones diplomáticas, dizque con "renunciar" al puesto de Embajador.

La chapucería diplomática dominicana en Colombia.

En este caso, en lugar de poner en ejecución esas normas, el Embajador dominicano acreditado en la República de Colombia, procede a "renunciar" de su puesto, dizque en "protesta" por el suministro de "información falsa" e "indelicadeza" por parte del "encargado de protocolo" de la Cancillería neogranadina en cuanto al conflicto bilateral con Venezuela, dentro del marco de la visita de Estado del Emperador Leonel Fernández I a ese país.

La "renuncia" solo procede si la causa es de índole personal o por diferencias con "el jefe" o cualquier otro superior jerárquico, no con "terceros"

En este caso, el gobierno dominicano, debió inmediatamente:

- Rechazar la renuncia y llamar al Embajador "a consultas"

- Rechazar la renuncia, despedir al Embajador, designar nuevo incumbente y emitir "nota de disculpa" al Gobierno Colombiano.

LO PEOR: Esta "renuncia" acontece justo cuando el Emperador ejerce labores de "mediación" entre Colombia y Venezuela.

Se supone que los mediadores son neutrales que persiguen "solucionar conflictos" y con esta actitud rastrera toma parte en contra de una de las partes para favorecer a la otra, creándo mayores conflictos.

Hasta ahora, el Gobierno Dominicano ha emitido "nota de disculpa" hacia el Gobierno Colombiano, pero no ha ni aceptado ni rechazado ni despedido ni reemplazado al "renunciante" Embajador...

¿Cuales fueron las verdaderas razones de la "renuncia"?

Por tratarse "coincidencialmente" de Angel Lockward el "renunciante" y que la misma fue efectuada el pasado lunes 8 en la mañana, luego del fracaso del encuentro del Emperador con el Canciller venezolano, fácilmente podemos deducir que fue una "bola de humo" para "salvarse el pellejo" ante el ruidoso fracaso internacional.

Lockward, que ha demostrado que se presta a cualquier cosa en su ejercicio político y que no había sido tomado en cuenta en la "repartidera" de candidaturas y cargos públicos en el Pacto Electoral suscrito por el Partido Reformista, sencillamente aprovechó esta coyuntura para "tirarle la toalla" al Emperador Fernández I.

Con esta singular "protesta diplomática" gana cupo para él y los suyos en la próxima contienda electoral como pago por parte del Emperador.

Fernández I, cree que con ello "tira la piedra y esconde la mano", intentando quedar bién con Dios y con el Diablo.

Hace la "protesta" para quedar "jevi" con Hugo Chávez; Pero al no tener ninguna validez diplomática y presentarla como si fuese "hecho aislado" quedar "parao" con Alvaro Uribe y los mandatarios de Brasil y México con los cuales comparte la "mediación"

Mientras que por un lado, crea "bola de humo" para despistar y justificar su fracaso ante sus súbditos y el resto del mundo.

Otra probable razón es que el Embajador Lockward haya sido "conquistado" por parte de una de las partes en conflicto y/o haya actuado "en venganza" en contra del Emperador Fernández I... Cosa que descartamos, por las razones antes indicadas y porque justo cuando publicamos este tema se ha informado de la reunión que este sostuvo con el Embajador venezolano "en la continuación de la mediación", mientras anuncia viaje a ¡¡Honduras!! para entrevistarse con el Presidente Pepe Lobo y dictar "conferencia" en la sede de la Cancillería de ese país... Cuando este debió haber abandonado la sede de la Embajada por renuncia o destitución, mientras el encargado de negocios asumiera la representación

Consecuencias:

El Emperador lo hizo muy mal:

Acude como "mediador", mientras toma bando en contra de una de las partes en beneficio de la otra; Mandando "al carajo" al resto de los comisionados por la Cumbre de Cancún... Lo que constituye un soberano IRRESPETO a los Presidentes de Colombia, México y Brasil.

Como los colombianos no son pendejos y no se tragan esos cuentos, le exigieron al "renunciante" que expusiera "las verdaderas razones..."

Aunque ante sus siervos, gracias a sus bocinas y colaboradores disfrazados de "opositores" que se encargarán de "glorificarlo", esto no le afectará en lo absoluto...

Yo hubiese sido él, ante la metida de pata que se buscó solito, hubiese copiado el "modelo chavísta" de "filtrar" ante los medios la supuesta desavenencia con Colombia, por parte de "fuente anónima", para no comprometer su papel de "mediador neutral" entre las partes en disputa.

Lo que el Emperador Fernández I no sabe es que con esta "chapucería" su "imágen internacional" queda hecha "polvo cósmico", tal como argumentaremos en nuestro próximo tema...

A pesar de la "nota de disculpa", el daño está hecho y es irremediable...

TEMA RELACIONADO:

* Leonel Fernández y el "maco Pempén" en sus relaciones con Hugo Chávez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores en linea ahora mismo