Páginas



viernes, 28 de octubre de 2016

Con “2 coñazos” se resuelve la crisis de Venezuela.




Se dice que en uno de los “habituales roces” entre los Presidentes Álvaro Uribe Vélez y Hugo Chávez, en el marco de la Cumbre del Río México del 22 de Febrero del 2010, se enfrascaron en fea discusión, que terminó “felizmente” gracias a oportuno “jalón de orejas” del Presidente Raúl Castro, que con palabras ásperas les recordó a ambos gobernantes sus responsabilidades de Jefes de Estado y el comportamiento debido a tales investiduras.

Otra anécdota fue la de la inefable doña Rosita Fadul de Villamán, narrada por ella misma, en la que "resolvió un problema", gracias a un “pedo” que se le escapó a uno de los participantes, lo que hizo que con su “lengua de máuser” recriminara a los “huelguistas sediciosos” que amenazaban con paralizar toda la ciudad de Santiago de los Caballeros.

En ambas ocasiones, sendos “coñazos” hicieron su aparición… Eso “del dominicano al español” se traduce en puñetazo sobre la mesa, que es la acción que se toma por parte de quien preside o uno de los participantes en el marco de reunión, cuando la misma se le escapa de las manos por la atmósfera de altas pasiones que obnubilan la razón por parte de la mayoría de los concurrentes.

Puñetazo sobre la mesa, par de buenos coñazos, es lo que se necesita para resolver la insólita crisis económica y política que abate la República Bolivariana de Venezuela.

El Presidente Nicolás Maduro, bien hace en invitar a reuniones a la oposición… Pero es menester que en esa mesa de diálogo, sean también convocados los principales “presidenciables” del chavismo, el alto mando militar, la familia del Presidente Hugo Chávez, la primera combatiente Cilia Flores, el líder de la bancada chavista parlamentaria Diosdado Cabello, el Vicepresidente Aristóbulo Isturis, Fedecámaras, Consecomercio, Iglesia Católica, el líder de la bancada opositora Julio Borges, el Presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, entre otros…

Y en esa reunión poner los puntos sobre las íes, todas las cartas sobre la mesa y exigir que lo dejen gobernar… Y si no puede, no le conviene dar el puñetazo proclamando par de coñazos, pues que otro lo haga en su lugar.

Con ese simple y efectivo método, las cosas empezarán a mejorar.

He dicho.

2 comentarios:

  1. Reciba un fraternal saludo mi estimado colega y amigo. Hace algún tiempo que no intercambiamos opiniones. Hoy me complace visitarlo con gran interés por tan peculiar forma de ver la complejísima situación política venezolana. Sinceramente, desearía que usted como tantas veces tuviera razón. Esta vez, me temo apreciado colega, que tal y como cantaba el poeta del pueblo venezolano Alí Primera cuando en su ardiente canción de forma profética nos legó: "¡No, No, No basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la paz¡". Esta vez, es así de evidente, presenciamos el recrudecimiento de una crisis política, económica y social, tan de graves dimensiones; que es muy difícil encararla exitosamente sin sufrir las consecuencias, del modo que parecieras sugerir con tan buenas intenciones.Pero, creame respetado colega, esta vez, la cosa pinta muy compleja. Ya tendremos tiempo para examinarla con mayor detalle. Reciba un fuerte abrazo. Le deseo como siempre mucha salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Arcangel:
      Me alegro reencontrarlo.
      Hablo al final de "empezar a mejorar" y es porque he visualizado que el problema se origina en el carácter y "lineas de mando". Después de la muerte del Presidente Chavez, tengo la impresión de que hay muchas "islas de poder", cada cual tomando decisiones, muchas de ellas perjudiciales al propio gobierno. Mire el asunto de la incursión dentro de la Asamblea, no creo que esa haya sido decisión del Presidente Maduro.

      Eliminar

Lectores en linea ahora mismo