Páginas



sábado, 13 de junio de 2009

EL NUEVO COMIENZO. (+ vídeos)


Por considerarlo de interés, les presento el texto y vídeos del histórico discurso pronunciado en fecha 4 de Junio de este año, por el Presidente Barack Obama en la Universidad de Al- Azhar de El Cairo, Egipto



Muchas gracias. Buenas tardes. Me siento honrado de estar en la eterna ciudad de El Cairo [...]. Estoy muy agradecido por su hospitalidad y la hospitalidad del pueblo de Egipto. Y yo también estoy orgulloso de llevar conmigo la buena voluntad del pueblo estadounidense, y un saludo de la paz de las comunidades musulmanas en mi país: Assalaamu alaykum. (Aplausos.)

Nos reunimos en un momento de gran tensión entre los Estados Unidos y los musulmanes de todo el mundo -la tensión arraigada en fuerzas históricas que van más allá de cualquier debate político actual-. La relación entre el Islám y Occidente incluye siglos de coexistencia y cooperación, pero también conflictos y guerras religiosas. Más recientemente, la tensión ha sido alimentada por el colonialismo que niega derechos y oportunidades a muchos musulmanes, y una guerra fría en la que los países de mayoría musulmana son demasiado a menudo maltratados sin tener en cuenta sus propias aspiraciones. Por otra parte, los cambios radicales que por la modernidad y la globalización llevó a muchos musulmanes ver a Occidente como hóstiles a las tradiciones del Islám.

Los extremistas violentos que se han aprovechado de estas tensiones son una pequeña pero poderosa minoría de los musulmanes. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la continuación de las actividades de estos extremistas a participar en la violencia contra los civiles ha llevado a algunos en mi país a ver el islam como una fuerza inevitablemente hostil, no sólo con América y los países occidentales, sino también con los derechos humanos. Todo esto ha creado más miedo y más desconfianza.

Siempre y cuando nuestra relación esté definida por nuestras diferencias, vamos a potenciar a aquellos que siembran el odio en lugar de la paz, a aquellos que promueven los conflictos en lugar de la cooperación que puede ayudar a todos nuestros pueblos lograr la justicia y la prosperidad. Pues bien, este ciclo de sospecha debe acabar: debemos poner fin a la discordia.

He venido a El Cairo para buscar un nuevo comienzo entre los Estados Unidos y los musulmanes de todo el mundo, un nuevo comienzo basado en el interés mutuo y el respeto mutuo, y en la verdad de que América y el Islam no son realidades excluyentes, y en la verdad de que no es necesario que compitamos. Al contrario, las nuestras son dos realidades que se superponen, y debemos compartir los principios que nos son comunes -los principios de la justicia y el progreso, la tolerancia y la dignidad de todos los seres humanos-.

Lo hago reconociendo que el cambio no puede producirse de un día para otro. Sé que ha habido mucha publicidad acerca de este discurso, pero ningún discurso puede erradicar años de desconfianza, ni puedo responder en el tiempo que tengo esta tarde a todas las complejas cuestiones que nos llevaron a este punto. Pero estoy convencido de que para poder avanzar, debemos decirnos abiertamente el uno al otro las cosas que tenemos en nuestros corazones y que con demasiada frecuencia se dice sólo a puerta cerrada. Debe haber un esfuerzo sostenido para escucharnos y aprender unos de otros, respetándonos mutuamente, y buscando un terreno común. En el Sagrado Corán se nos dice, “ser consciente de Dios y hablar siempre la verdad“. (Aplausos). Eso es lo que voy a intentar hacer hoy: decir la verdad lo mejor que pueda, humillado por la tarea que tenemos ante nosotros, y firme en mi convicción de que los intereses que compartimos como seres humanos son mucho más potentes que la fuerzas que impulsaron nuestras diferencias.

Parte de esta convicción se basa en mi propia experiencia. Soy un cristiano, pero mi padre vino de una familia de Kenya, que incluye generaciones y generaciones de musulmanes. En mi infancia, pasé varios años en Indonesia y pude oir la llamada de la azaan en la madrugada y en la caída del atardecer. Cuando era un hombre joven, trabajé en las comunidades de Chicago, donde muchos encuentran la dignidad y la paz en su fe musulmana.

Como estudiante de historia, también sé de la deuda que la civilización contrajo con el Islam. Es el Islam -en lugares como Al-Azhar- el que lleva la luz de aprendizaje a través de tantos siglos, allanando el camino para que la Europa del Renacimiento y la Ilustración tengan lugar. Es la innovación en las comunidades musulmanas… (aplausos) fue la innovación en las comunidades musulmanas la que desarrolló el orden del álgebra, nuestra brújula magnética y los instrumentos de navegación, nuestro dominio de las plumas y la impresión; nuestro entendimiento de cómo se propaga la enfermedad y la manera en que puede ser curada. La cultura islámica nos ha dado majestuosos arcos y flechas; preciado tiempo para la poesía y la música; elegante caligrafía pacífica y lugares de contemplación. Y a lo largo de la historia, el Islam ha demostrado a través de las palabras y los hechos de las posibilidades de la tolerancia religiosa y la igualdad racial. (aplausos).

También sé que el Islam ha sido siempre una parte de la historia de América. La primera nación en reconocer mi país es Marruecos. En la firma del Tratado de Trípoli en 1796, nuestro segundo presidente, John Adams, escribió: “Los Estados Unidos no tiene en sí el carácter de enemistad contra las leyes, la religión o la tranquilidad de los musulmanes”. Y desde nuestra fundación, los musulmanes americanos han enriquecido los Estados Unidos. Que han luchado en nuestras guerras, que han servido en nuestro gobierno, que han defendido los derechos civiles, han fundado empresas, que han enseñado en nuestras universidades, que han sobresalido en nuestros campos de deportes, que han ganado Premios Nobel, construido nuestro edificio más alto, y encendió la Antorcha Olímpica. Y cuando la primera musulmana en América fue recientemente elegido para el Congreso, tomó el juramento de defender nuestra Constitución con el mismo Corán que uno de nuestros padres fundadores -Thomas Jefferson- conservó en su biblioteca personal. (Aplausos.)

Así he conocido el Islam en tres continentes antes de llegar a la región en la que se reveló por primera vez. Guíado por la experiencia que tengo, llego a la convicción de que la asociación entre Estados Unidos y el Islam debe basarse en lo que el Islam es, no lo que no es. Y considero que es parte de mi responsabilidad como Presidente de los Estados Unidos el luchar contra los estereotipos negativos del Islam, dondequiera que aparezcan. (aplausos).

Pero ese mismo principio debe aplicarse a los musulmanes en la percepción de América. (aplausos). Al igual que los musulmanes no se ajustan a un estereotipo crudo, América no es el crudo estereotipo del interés propio de un imperio. Los Estados Unidos ha sido una de las mayores fuentes de progreso que el mundo jamás ha conocido. Nacimos de una revolución contra el imperio. Se nos educa en el ideal de que todos son creados iguales, y hemos luchado y derramado sangre durante siglos para dar sentido a esas palabras -dentro de nuestras fronteras, y en todo el mundo-. Estamos conformado por todas las culturas, procedentes de todos los confines de la Tierra, y dedicada a un concepto simple: E pluribus unum - “De muchos, uno.”

En nuestro tiempo, significa mucho que un afro americano con el nombre de Barack Hussein Obama pudiera ser elegido Presidente. (aplausos). Pero mi historia personal no es tan excepcional o única. [...].

Por otra parte, la libertad de América es indivisible de la libertad de practicar su religión. Por esta razón, [...] hay más de 1.200 mezquitas dentro de nuestras fronteras. Es por eso que el gobierno de Estados Unidos ha ido a los tribunales para proteger el derecho de las mujeres y las niñas a llevar el hijab, castigando a quien lo impida. (aplausos).

Así que no quepa la menor duda: el Islam es una parte de América. Y creo que América tiene dentro de ella la verdad de que, independientemente de su raza, religión, o la estación en la vida, todos compartimos aspiraciones comunes -de vivir en paz y seguridad, para obtener una educación y un trabajo con dignidad, de amar a nuestros familias, nuestras comunidades y nuestro Dios-. Estas son cosas que compartimos. Esta es la esperanza de toda la humanidad.

Por supuesto, el reconocimiento de nuestra humanidad común es sólo el comienzo de nuestra tarea. Las palabras por sí solas no pueden satisfacer las necesidades de nuestro pueblo. Estas necesidades se cubrirán solamente si actuamos con valentía en los próximos años, y si entendemos que los retos que enfrentamos son comunes, y nuestra incapacidad de cumplir con ellos supondrán una herida para todos nosotros.

Porque hemos aprendido de la experiencia reciente que cuando un sistema financiero en un país se debilita, la prosperidad de todo el mundo está herida. Cuando una nueva gripe infecta a un ser humano, todos están en peligro. Cuando una nación persigue un arma nuclear, el riesgo de un ataque nuclear se eleva a todas las naciones. Cuando los extremistas violentos operan en un tramo de montaña, hay personas que pueden morir a un océano de distancia. Cuando inocentes en Bosnia y Darfur son sacrificados, tenemos una herida que mancha nuestra conciencia colectiva. (aplausos.) Eso es lo que significa compartir este mundo en el siglo XXI. Esa es la responsabilidad que tenemos los unos a los otros como seres humanos.

Y esta es una responsabilidad difícil de asumir. La historia de la humanidad ha sido a menudo un registro de las naciones y tribus - y, sí, las religiones - intentando someter uno al otro en la búsqueda de sus propios intereses. Sin embargo, en esta nueva era, esas actitudes son auto destructivas. Habida cuenta de nuestra interdependencia, ningún orden mundial, que eleva una nación o grupo de personas sobre otro triunfará. Así que [...] nuestros problemas deben tratarse mediante la asociación; nuestro progreso debe ser compartido. (aplausos).

Ahora, eso no significa que debamos ignorar las fuentes de tensión. De hecho, sugiere lo contrario: hay que enfrentar estas tensiones de lleno. Y entonces, en ese espíritu, quisiera hablar con la mayor claridad acerca de algunas cuestiones concretas que creo que debemos enfrentar juntos.

La primera cuestión que tenemos que enfrentar es el extremismo violento en todas sus formas.

En Ankara, he dejado claro que Estados Unidos no está -y nunca estará- en guerra con el Islam. (aplausos). Sin embargo, no daremos tregua a los extremistas violentos que suponen una grave amenaza para nuestra seguridad -porque rechazamos la misma cosa que la gente de todos los credos rechazar: la matanza de inocentes, hombres, mujeres y niños-. Y es mi primer deber como Presidente el proteger al pueblo estadounidense.La situación en Afganistán demuestra los objetivos de América, y nuestra necesidad de trabajar juntos. Hace más de siete años que los Estados Unidos luchamos contra Al Qaeda y los talibanes con un amplio apoyo internacional. No fuimos allí por elección; fuimos a causa de necesidad. Soy consciente de que aún hay algunos que trate incluso de justificar los eventos del 11-S. Pero seamos claros: Al Qaeda mató a casi 3.000 personas ese día. Las víctimas son inocentes, hombres, mujeres y niños de América y muchas otras naciones que no han hecho nada para dañar a nadie. Al Qaeda, sin embargo, optó por el asesinato sin piedad de estas personas, reivindicó el ataque, e incluso ahora afirma su determinación de matar a escala masiva. Tienen filiales en muchos países y están tratando de ampliar su alcance. Estas no son las opiniones que se debaten, son simplemente hechos a afrontar.

Ahora, no nos confundamos: nosotros no queremos mantener nuestras tropas en Afganistán. No queremos tener bases militares allí. Es angustioso para los Estados Unidos ver morir a nuestros jóvenes hombres y mujeres. Es costoso y políticamente difícil seguir en este conflicto. Nos gustaría que todas y cada una de nuestras tropas volvieran a casa, si podemos estar seguros de que no hay extremistas violentos en el Afganistán y Pakistán decididos a matar a muchos estadounidenses en la medida que sea posible. Pero todavía no es el caso.

Y es por eso que estamos asociados con una coalición de 46 países. Y a pesar de los costos involucrados, los Estados Unidos tienen el compromiso de no debilitar los esfuerzos. De hecho, ninguno de nosotros debería tolerar a estos extremistas que han causado la muerte en muchos países. Ellos han matado a personas de diferentes religiones, pero más que nada, han causado la muerte de musulmanes. Sus acciones son incompatibles con los derechos de los seres humanos, el progreso de las naciones, y con el Islam. El Sagrado Corán enseña que quien mata a un inocente, ¿como es?, es como si él hubiera matado a toda la humanidad. (aplausos). Y el Corán también dice que quien salva una persona, es como si se hubiera salvaguardado a toda la humanidad. (aplausos). La persistente fe de más de mil millones de personas es mucho mayor que el estrecho odio de unos pocos. El Islam no es parte del problema en la lucha contra el extremismo violento: es una parte importante de la promoción de la paz.

Ahora, también sabemos que el poder militar por sí solo no va a resolver los problemas en Afganistán y Pakistán. Esa es la razón por la que planea invertir $ 1.5 mil millones cada año durante los próximos cinco años para colaborar con los paquistaníes para construir escuelas y hospitales, carreteras y negocios, y cientos de millones para ayudar a aquellos que han sido desplazados. Es por eso que estamos ofreciendo más de $ 2,8 millones para ayudar a los afganos desarrollar su economía y prestar servicios que las personas que dependen.

Permítame también abordar la cuestión de Irak. A diferencia de Afganistán, Irak fue una guerra de elección que provocó grandes diferencias en mi país y en todo el mundo. Aunque creo que el pueblo iraquí está en última instancia mejor sin la tiranía de Saddam Hussein, también creo que los acontecimientos en Irak han recordado a América la necesidad de utilizar la diplomacia y crear un consenso internacional para resolver nuestros problemas siempre que sea posible. (aplausos). En efecto, podemos recordar las palabras de Thomas Jefferson, quien dijo: “Espero que nuestra sabiduría crecerá con nuestro poder, la cual nos enseña que cuanto menos uso de nuestro poder, éste mayor será”.

Hoy en día, Estados Unidos tiene una doble responsabilidad: ayudar a Iraq a forjar un futuro mejor y salir de Iraq. Y se lo he dejado claro al pueblo iraquí (aplausos). He dejado claro al pueblo iraquí que no perseguimos las bases, y no pretendemos su territorio o sus recursos. La soberanía del Iraq es de su propio pueblo. Y es por eso que ordené la retirada de nuestras brigadas de combate para el próximo agosto. Esa es la razón por la que honraremos nuestro acuerdo [...] para eliminar todas nuestras tropas de Iraq en 2012. (aplausos). Vamos a ayudar a Iraq a formar a sus fuerzas de seguridad y desarrollar su economía. Pero vamos a apoyar un Iraq seguro y unido como socio, nunca como un patrón.

Y, por último, al igual que América no puede tolerar la violencia de los extremistas, nunca debemos olvidar o modificar nuestros principios. El 11-S fue un enorme trauma en nuestro país. El miedo y la ira que provocó era comprensible, pero en algunos casos, nos llevó a actuar contrario a nuestras tradiciones y nuestros ideales. Estamos tomando medidas concretas para cambiar de rumbo. He prohibido de manera inequívoca el uso de la tortura por los Estados Unidos, y he ordenado cerrar la prisión de la Bahía de Guantánamo a principios del próximo año. (aplausos).

Por lo tanto, América se defenderá a sí misma, respetando la soberanía de las naciones y el imperio de la ley. Y lo haremos en colaboración con las comunidades musulmanas que también están amenazadas. Cuanto antes los extremistas están aislados y no deseados en las comunidades musulmanas, más pronto estaremos todos más seguros.

La segunda gran fuente de tensión que tenemos que debatir es la situación entre israelíes, palestinos y el mundo árabe.

Los fuertes lazos de América con Israel son bien conocidas. Este vínculo es irrompible (silencio sepulcral). Se basa en lazos históricos y culturales, y el reconocimiento de que la aspiración de una patria judía se basa en una trágica historia que no se puede negar.

En todo el mundo, los judíos fueron perseguidos durante siglos, y el antisemitismo en Europa, culminó en una acción sin precedentes del Holocausto. Mañana, voy a visitar Buchenwald, que fue parte de una red de campamentos de Judíos que fueron esclavizados, torturados, gaseados y disparó a muerte por el Tercer Reich. Seis millones de Judíos fueron asesinados -más que toda la población judía de Israel hoy-. Negar este hecho carece de fundamento, es ignorante, y es odioso. Amenazar a Israel con la destrucción -o con la repetición de estereotipos sobre el vil holocausto judío- es un profundo error, y sólo sirve para evocar en la mente de los israelíes sus recuerdos más dolorosos.

Por otro lado, también es innegable que el pueblo palestino -los musulmanes y los cristianos- ha sufrido en la búsqueda de una patria. Por más de 60 años que han padecido el dolor de esa luxación. Muchos esperan en campamentos de refugiados en la Ribera Occidental, Gaza, y las tierras vecinas. Esperan una vida de paz y de seguridad que nunca han podido gozar. Soportan humillaciones diarias, pequeñas y grandes, que provienen de la ocupación. Así que no quepa la menor duda: la situación para el pueblo palestino es intolerable. Y América no dará la espalda a las legítimas aspiraciones palestinas por la dignidad, la oportunidad, y un Estado propio. (aplausos).

Durante décadas se ha producido un estancamiento: dos pueblos con aspiraciones legítimas, cada una con una dolorosa historia que hace difícil de alcanzar el compromiso de paz. Es fácil señalar con el dedo y apuntar a los culpables del desplazamiento sufrido por los palestinos provocado por la fundación de Israel, y también es fácil apuntar con el dedo a los culpables de que los israelíes se vean sometidos a la constante hostilidad y a los ataques a lo largo de su historia desde dentro de sus fronteras, así como fuera de ella. Pero si vemos este conflicto sólo como un dedo apuntando de uno lado a otro lado, entonces vamos cerrar los ojos a la verdad: la única solución es que las aspiraciones de ambas partes deben cumplirse a través del establecimiento de dos estados, donde cada uno de los israelíes y los palestinos puedan vivir en paz y seguridad. (aplausos).

Éste es el interés de Israel, de Palestina, de América, y el interés del mundo. Y es por eso que tengo la intención de perseguir este resultado personalmente con toda la paciencia y dedicación que la tarea requiere. (aplausos). Las obligaciones que las partes han acordado en la hoja de ruta son claros. Para llegar a la paz, ellos -y todos nosotros- debemos estar a la altura de nuestras responsabilidades.

Los palestinos deben abandonar la violencia. Resistir a través de la violencia y el asesinato está mal y que no lleva al éxito. Durante siglos, la gente en negra de América sufrieron el azote del látigo como esclavos y la humillación de la segregación. Pero no fue la violencia la que les hizo ganar la plena igualdad de derechos. Se consiguieron con una pacífica y decidida insistencia en los ideales esenciales de los fundadores de América. Esta misma historia puede ser contada por gente desde Sudáfrica al sur de Asia, de Europa oriental a Indonesia. Es una historia con una simple verdad: que la violencia es un callejón sin salida. No es un signo de valor, ni tampoco el disparar cohetes a los niños dormidos, o hacer volar a las mujeres de la tercera edad en un autobús. Eso no da autoridad moral para exigir lo que se reivindica, ni hace justicia con aquellos que adquierieron dicha autoridad moral para reivindicar lo que en realidad les pertenece.

Ahora es el momento en el que los palestinos deben concentrarse en lo que pueden construir. La Autoridad Palestina debe desarrollar su capacidad de gobernar, con las instituciones que sirven a las necesidades de su pueblo. Hamas tiene el apoyo de algunos palestinos, pero también tiene que reconocer que tienen responsabilidades: a desempeñar un papel en el cumplimiento de las aspiraciones palestinas, para unificar al pueblo palestino, Hamás debe poner fin a la violencia, reconocer los acuerdos anteriores, reconocer el derecho de Israel a existir.

Al mismo tiempo, los israelíes deben reconocer que, al igual que el derecho de Israel a existir no se puede negar, no puede negarse el de Palestina. Los Estados Unidos no aceptan la legitimidad de los asentamientos israelíes. (aplausos). Esta construcción viola los acuerdos anteriores y socava los esfuerzos para lograr la paz. Es hora de detener estos asentamientos. (aplausos).

Israel también debe estar a la altura de sus obligaciones para garantizar que los palestinos puedan vivir y trabajar y desarrollar su sociedad. Al igual que devastar familias palestinas, la falta de oportunidades en la Ribera Occidental y la contínua crisis humanitaria en Gaza no sirve bien a los intereses de seguridad de Israel . El progreso en la vida cotidiana del pueblo palestino debe ser una parte importante de un camino hacia la paz, e Israel debe adoptar medidas concretas para que ese progreso sea posible.

Y, por último, los Estados árabes deben reconocer que la Iniciativa Árabe de Paz es un comienzo importante, pero no el final de sus responsabilidades. El conflicto árabe-israelí ya no debe ser utilizado para distraer a la población de las naciones árabes de otros problemas. En lugar de ello, debe ser motivo para la adopción de medidas para ayudar al pueblo palestino a desarrollar las instituciones que sostienen su estado, a reconocer la legitimidad de Israel, y para elegir el progreso en vez de insistir en el fracaso que supone centrarse en el pasado.

América alineará sus políticas con los que buscan la paz, y vamos a decir en público lo que decimos en privado a los israelíes y los palestinos y los árabes. (aplausos). Nosotros no podemos imponer la paz. Es curioso que en privado muchos musulmanes reconocen que Israel tiene derecho a su Estado. Asimismo, muchos israelíes reconocen la necesidad de un Estado palestino. Es hora de que actuemos en todo el mundo tal y cómo hablamos en privado.

Demasiadas lágrimas se han derramado. Demasiada sangre se ha derramado. Todos nosotros tenemos la responsabilidad de trabajar para el día en que las madres de los israelíes y los palestinos pueden ver sus hijos crecer sin miedo, cuando la Tierra Santa de las tres grandes religiones se convierta en el lugar de la paz que Dios pretende que sea, cuando Jerusalén sea una casa segura y duradera para Judíos y Cristianos y Musulmanes, y un lugar para que todos los hijos de Abraham puedan mezclarse pacíficamente como en la historia de Isra (aplausos), cuando Moisés, Jesús y Mahoma, la paz sea con ellos, se unió en oración. (aplausos).

La tercera fuente de tensión es nuestro interés común en los derechos y las responsabilidades de las naciones sobre las armas nucleares.

Esta cuestión ha sido una fuente de tensión entre Estados Unidos y la República Islámica de Irán. Durante muchos años, Irán se ha definido en parte por su oposición a mi país, y hay, de hecho, una tumultuosa historia entre nosotros. En medio de la Guerra Fría, los Estados Unidos desempeñaron un papel en el derrocamiento de un gobierno democráticamente elegido de Irán.

Desde la Revolución Islámica, Irán ha desempeñado un papel importante en los actos de violencia y toma de rehenes contra las tropas de los EE.UU. y nuestros civiles. Esta historia es bien conocida. En lugar de permanecer atrapado en el pasado, he dejado claro a los líderes de Irán y al pueblo de que mi país está dispuesto a seguir adelante. La cuestión ahora no es lo que está en contra de Irán, sino más bien lo que se quiere construir en el futuro.

Reconozco que será difícil de superar décadas de desconfianza, pero vamos a continuar con coraje, con rectitud, para resolver el problema. Habrá muchos temas donde discutir entre nuestros dos países, y estamos dispuestos a avanzar sin condiciones previas sobre la base del respeto mutuo. Pero está claro que a todos los interesados en lo que se refiere a las armas nucleares, hemos llegado a un punto decisivo. Esto no es simplemente de interes para América. Se trata de prevenir una carrera de armas nucleares en el Oriente Medio que podría llevar esta región y el mundo por un camino muy peligroso.

Entiendo que los que protestan de que algunos países tienen armas que otros no. Ninguna nación tiene derecho a elegir qué naciones pueden poseer armas nucleares. Y es por eso que reafirmó el compromiso de América a buscar un mundo en el que ninguna nación tenga armas nucleares. (aplausos)... A todas las naciones -incluyendo a Irán- deberían tener el derecho de acceso a la energía nuclear con fines pacíficos si cumple con sus responsabilidades en virtud del Tratado de No Proliferación Nuclear. Ese compromiso se encuentra en el núcleo del tratado, y debe mantenerse por todos los que se atengan plenamente a él. Y estoy esperanzado en que todos los países de la región puedan participar en este objetivo.

La cuarta cuestión que voy a abordar es la democracia.

Sé… que ha habido controversia sobre la promoción de la democracia en los últimos años, y gran parte de esta controversia está conectada a la guerra en Irak. Así que permítanme ser claro: ningún sistema de gobierno puede ni debe ser impuesto por una nación a otra.

Que no disminuye mi compromiso, sin embargo, con los gobiernos que reflejan la voluntad del pueblo. Cada nación le da vida a este principio a su propio modo, basado en las tradiciones de su pueblo. América no pretende saber qué es lo mejor para todos [...]. Pero tengo una firme convicción de que todas las personas anhelan determinadas cosas: la capacidad de pensar y tener voz en cómo se rige su destino; la confianza en el imperio de la ley y la igualdad de administración de justicia; que gobierno que sea transparente; y que no se robe a la gente la libertad de elegir cómo vivir. Estos no son sólo las ideas de América, son los derechos humanos. Y es por eso que vamos a apoyarlos en todo el mundo. (aplausos).

Ahora, no hay ninguna línea recta para hacer realidad esta promesa. Pero hay algo que está claro: los gobiernos que protegen estos derechos son, en última instancia, más estables, seguros y tienen éxito [...]. Estados Unidos respeta el derecho en todo el mundo de todos aquéllos que por medios pacíficos y respetuosos con la ley hacen que sus voces se escuchen, incluso si no estamos de acuerdo con lo que tienen que decir. Y daremos la bienvenida a todos los gobernantes elegidos de forma pacífica, a condición de que gobernien con el respeto de todos sus pueblos.

Este último punto es importante porque hay quienes abogan por la democracia sólo cuando están fuera del poder, pero una vez en el poder, son implacables en la represión de los derechos de los demás. (aplausos). Por lo tanto, no importa donde esté, un gobierno del pueblo y por el pueblo debe respetar la norma que dice que los que detentan el poder deben mantener su liderazgo a través del consentimiento del pueblo, y no a través de la coacción, respetándose los derechos de las minorías, y participando con un espíritu de tolerancia y compromiso, que debe poner los intereses de su pueblo y el funcionamiento legítimo del proceso político por encima de su condición de gobernante. Sin estos ingredientes, las elecciones por sí solas no hacen una verdadera democracia.

La quinta cuestión que debemos abordar juntos es la libertad religiosa.

El Islam tiene una orgullosa tradición de tolerancia. Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición. Lo vi de primera mano como un niño en Indonesia, donde los cristianos devotos adoraron libremente en un país mayoritariamente musulmán. Ese es el espíritu que necesitamos hoy. Personas en todos los países deberían ser libres para elegir y vivir su fe basada en la persuasión de la mente y el corazón y el alma. Esta tolerancia es esencial para que prospere la religión, la cual en ocasiones es objeto de utilización para otros fines diferentes.

Entre los musulmanes, hay una preocupante tendencia a que la propia fe provoque el rechazo a la fe de otro. La riqueza de la diversidad religiosa debe mantenerse -ya sea para los maronitas en el Líbano o los coptos en Egipto-. (aplausos). Y si queremos ser honestos, hay grietas que deben cerrarse entre los musulmanes, como las divisiones entre sunitas y chiítas, que han dado lugar a una violencia trágica, en particular en Irak.

La libertad de religión es fundamental para salvaguardar la capacidad de los pueblos a vivir juntos. Siempre debemos tratar de protegerla. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las normas sobre las donaciones benéficas han hecho más difícil para los musulmanes el cumplir con sus obligaciones religiosas. Es por eso que estoy comprometido a trabajar con los musulmanes de América para que puedan cumplir el zakat.

Asimismo, es importante que los países occidentales no obstaculicen a los ciudadanos musulmanes la práctica de la religión tal como lo estimen conveniente -por ejemplo, dictando lo que una mujer musulmana puede o no puede usar como vestuario-. No podemos disimular la hostilidad hacia cualquier religión detrás de la pretensión del liberalismo.

De hecho, la fe nos une. Y es por eso que estamos forjando proyectos de servicio en los Estados Unidos para reunir a los cristianos, musulmanes, y judios. Es por eso que acogemos con beneplácito los esfuerzos, como el del Rey Abdullah de Arabia Saudita, sobre el diálogo interreligioso, o como el de Turquía en el liderazgo sobre la Alianza de Civilizaciones. En todo el mundo, podemos convertir el diálogo interreligioso en un servicio, a fin de tender puentes entre los pueblos para llevar a la acción actividades humanitarias -como la de la lucha contra el paludismo en África, o la prestación de socorro después de un desastre natural-.

La sexta edición - la sexta cuestión que quiero abordar es los derechos de la mujer.

Sé -lo sé - que puede decirse de esta audiencia que existe un saludable debate acerca de este problema. Rechazo la opinión de algunos en Occidente de que una mujer que elige cubrir su cabello es de alguna manera menos igual, pero creo que una mujer a la que se le niega la educación se le niega la igualdad. (aplausos). Y no es casualidad que los países donde las mujeres están bien educadas son mucho más prósperos.

Ahora, permítanme ser claro: las cuestiones de la igualdad de la mujer no son simplemente un problema para el Islam. En Turquía, Pakistán, Bangladesh, Indonesia, hemos visto a países de mayoría musulmana elegir una mujer para dirigir. Mientras tanto, la lucha por la igualdad de la mujer en muchos aspectos de la vida, y en muchos países de todo el mundo aún no se ha alcanzado.

Estoy convencido de que nuestras hijas pueden contribuir igualmente a la sociedad que nuestros hijos. (aplausos). Nuestra civilización será avanzada, si se permite a toda la humanidad - los hombres y las mujeres - el alcanzar por igual su pleno potencial. No creo que las mujeres deben tomar las mismas opciones que los hombres con el fin de ser igual, y yo respeto a las mujeres que deciden vivir sus vidas en los roles tradicionales. Pero debe ser su elección. Y es por eso que los Estados Unidos colaborará con cualquier país de mayoría musulmana que pretenda la alfabetización de las niñas, y que pretenda ayudar a las mujeres jóvenes a emplearse mediante micro-créditos que les permitan vivir sus sueños. (aplausos).

Por último, quiero hablar de desarrollo económico y la oportunidad.

Sé que para muchos, la cara de la globalización es contradictoria. Internet y la televisión aportan conocimiento e información, pero también pornografía y ciertos aspectos ofensivos con el hogar familiar. El comercio puede traer nuevas riquezas y oportunidades, pero también enormes perturbaciones y cambios en las comunidades. En todos los países -incluido Estados Unidos- este cambio puede traer el miedo. Temor de que a causa de la modernidad se pueda perder el control sobre nuestras opciones económicas, nuestra política, y lo más importante, nuestra identidad -las cosas que más valoramos sobre nuestras comunidades, nuestras familias, nuestras tradiciones y nuestra fe-.

Pero también sé que el progreso humano no se puede parar. No hacía falta que el progreso genere contradicciones entre el desarrollo y la tradición. En países como Japón y Corea del Sur creció enormemente su economía, manteniendo al mismo tiempo sus distintas culturas. Lo mismo es cierto para el progreso sorprendente de los países de mayoría musulmana de Kuala Lumpur a Dubai. En la antigüedad y en nuestros tiempos, las comunidades musulmanas han estado a la vanguardia de la innovación y la educación.

Y esto es importante porque la estrategia de desarrollo no puede basarse sólo sobre lo que sale de la tierra, ni puede ser sostenido mientras que los jóvenes están sin trabajo. Muchos Estados del Golfo han gozado de gran riqueza como consecuencia del petróleo, y algunos están empezando a centrarse en un desarrollo más amplio. Pero todos nosotros debemos reconocer que la educación y la innovación será la moneda del siglo XXI (aplausos) y en demasiadas comunidades musulmanas, sigue habiendo un déficit en estos ámbitos. Estoy haciendo hincapié en este tipo de inversión dentro de mi propio país. Mientras que América en el pasado ha adquirido un compromiso con esta parte del mundo basado en el petróleo y el gas, ahora buscamos un mayor compromiso.


En la educación, vamos a ampliar los programas de intercambio, y el aumento de becas, como la que hizo posible que mi padre llegara a América. (aplausos). Al mismo tiempo, vamos a alentar a más estadounidenses a estudiar en las comunidades musulmanas. Y nosotros haremos posible que los estudiantes musulmanes puedan estudiar y realizar pasantías en los Estados Unidos, invertiendo en el aprendizaje en línea para profesores y niños de todo el mundo, y crear una nueva red en línea, por lo que una persona joven en Kansas puede comunicarse al instante con una persona joven en El Cairo.

En el desarrollo económico, vamos a crear un nuevo cuerpo de voluntarios a los Estados con los que hacemos negocios con contrapartes en países de mayoría musulmana. Y será en la sede de una Cumbre sobre el espíritu empresarial, donde este año determinaremos cómo podemos profundizar en los vínculos entre los dirigentes empresariales, fundaciones y empresarios sociales de los Estados Unidos y las comunidades musulmanas de todo el mundo.

Sobre la ciencia y la tecnología, se pondrá en marcha un nuevo fondo para apoyar el desarrollo tecnológico en los países de mayoría musulmana, y para facilitar la transferencia de ideas al mercado para que puedan crear más puestos de trabajo. Vamos a abrir centros de excelencia científica en África, el Oriente Medio y Sudeste de Asia, y enviaremos a científicos a colaborar en programas que desarrollen las nuevas fuentes de energía, para crear empleos verdes, digitalizar los registros, el agua potable, y desarrollar nuevos cultivos. Hoy estoy anunciando un nuevo esfuerzo global con la Organización de la Conferencia Islámica para erradicar la poliomielitis. Y también vamos a ampliar las asociaciones con las comunidades musulmanas para promover la salud infantil y materna.

Todas estas cosas hay que hacer en asociación. Los estadounidenses están dispuestos a unirse con los ciudadanos y los gobiernos, las organizaciones comunitarias, líderes religiosos, y las empresas en las comunidades musulmanas de todo el mundo para ayudar a nuestro pueblo alcanzar una vida mejor.

Las cuestiones que he descrito no serán fáciles de abordar. Pero tenemos la responsabilidad de unirnos en nombre del mundo que buscamos -un mundo en el que los extremistas ya no amenazarán a nuestro pueblo, y en el que las tropas vuelvan a casa, un mundo en el que israelíes y palestinos vivan en su porpio estado y de forma segura , y donde la energía nuclear sea utilizada con fines pacíficos; un mundo en el que los gobiernos sirven a sus ciudadanos, y los derechos de todos los hijos de Dios sean respetados-. Esos son los intereses mutuos. Ese es el mundo que buscamos. Pero sólo podemos lograr juntos.

Sé que hay muchos -musulmanes y no musulmanes- para conseguir forjar este nuevo comienzo. Algunos están ansiosos por avivar las llamas de la división, y se interponen en el camino del progreso. Algunos sugieren que no vale la pena el esfuerzo -de que estamos destinados a estar en desacuerdo, y las civilizaciones están condenadas al enfrentamiento-. Muchos más son simplemente escépticos y piensan que no puede ocurrir un cambio real. Hay tanto miedo, tanta desconfianza que se ha construido a lo largo de los años… Pero si elegimos ligarnos al pasado, nunca vamos a avanzar. Y quiero decir esto en particular a los jóvenes de todas las religiones, en todos los países -que, más que nadie, tienen la capacidad de reimaginar el mundo, para rehacer el mundo-.

Todos nosotros compartimos este mundo, pero por un breve momento en el tiempo. La cuestión es si gastaremos ese tiempo en empujar a los demás, o si nos comprometemos a un esfuerzo -un esfuerzo sostenido- para encontrar un terreno común, para centrarse en el futuro que queremos para nuestros hijos, y de respetar la la dignidad de todos los seres humanos.

Es más fácil seguir en guerra que finalizarlas. Es más fácil culpar a otros que a mirar hacia adentro. Es más fácil ver lo que es diferente de alguien que encontrar las cosas que compartimos. Sin embargo, debemos elegir el camino correcto, y no el camino fácil. Hay una regla que se encuentra en el corazón de cada religión -"no hacer a los demás lo que nos gustaría que ellos lo hicieran a nosotros”. (aplausos). Hay una verdad que trasciende a las naciones y los pueblos -una verdad que no es nueva, que no es blanca o negra o marrón, que no es cristiana o musulmana o judía-. Se trata de la creencia de que hay un impulso desde los comienzos de cualquier civilización, y que aún late en los corazones de miles de millones en todo el mundo: es la creencia de la fe en otras personas, y es lo que me trajo aquí hoy.

Tenemos el poder para hacer que el mundo que queremos, pero sólo si tenemos la valentía de hacer un nuevo comienzo, teniendo en cuenta lo que se ha escrito.

El Sagrado Corán nos dice: “¡Hombres! Hemos creado macho y una hembra, y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus para que ustedes puedan saber los unos de los otros”.

El Talmud nos dice: “El conjunto de la Torah es con la finalidad de promover la paz”.

La Santa Biblia nos dice: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. (aplausos).

Los pueblos del mundo puedan vivir juntos en paz. Sabemos que es la visión de Dios. Ahora debe ser nuestro trabajo aquí en la Tierra.

Gracias. Y la paz de Dios estén con ustedes. Muchas gracias. Gracias.

FIN
2:05 p.m. (hora local)

Traducción realizada por The Critical Pick.

Fuente: http://www.thecriticalpick.com/2009/06/discurso-integro-traducido-al-espanol-de-barack-obama-en-el-cairo-sobre-el-nuevo-comienzo/501

Vídeos:

http://www.whitehouse.gov/blog/NewBeginning/

http://comunidad.terra.com/comentarios/index/id/118401/user/terranoticiasusa/?title=Hist%C3%B3rico+discurso+de+Barack+Obama+en+el+Cairo+

Texto original en inglés: http://www.huffingtonpost.com/2009/06/04/obama-egypt-speech-video_n_211216.html

TEMAS RELACIONADOS:

- Escogiendo un futuro mejor para las Américas.

- LATINOAMERICA: "Entre Lucas y Juan Mejía"

Blogalaxia Tags:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores en linea ahora mismo