Páginas



lunes, 18 de mayo de 2009

El viacrucis de la izquierda dominicana


Por considerarlo de interés y preámbulo de próximo tema, les presento estas reflexiones en cuanto a la decadente "izquierda" de República Dominicana, aparecido en la edición digital de Almomento.net, de la autoría de mi distinguido amigo Jackson Pichardo, desde los Estados Unidos, al final algunas observaciones del responsable de este blog:

POR JACKSON PICHARDO*

*EL AUTOR es activista social.


La izquierda dominicana viene trillando un largo camino de desencuentros con las grandes masas populares, de las cuales, compartió su vanguardia en algunos momentos estelares de su accidentada historia.


Fue en las décadas de los sesentas y setentas, que el noviazgo pueblo e izquierda llego al clímax, influido esto por factores geopolíticos de confrontación ideológica este-oeste, además de una situación interna de tránsito de una dictadura a gobiernos de facto con algunos tintes democráticos y finalmente una democracia de fachada, de la cual aun disfrutamos al ‘’máximo”, en estos albores del siglo veinte y uno.

Nadie que se precie de ser mínimamente honesto se atrevería a regatear el invaluable aporte histórico de la izquierda a que por lo menos hoy los dominicanos tengan el derecho a la libertad de expresión sin el temor apremiante de temer por la integridad física, fruto de exteriorizar sus ideas.

Naturalmente, esto tiene sus excepciones y ahí está, silentemente acusador, el caso del profesor universitario Narciso González como un fiel testimonio de que aun no se disfruta de una democracia plena, de que existe una democracia formal, no real, pero que en esencia no es más que una parodia macondiana, donde existe una eterna claque dirige a las grandes mayorías por los caminos de la demagogia y la corrupción.

Hoy más que nunca la izquierda se encuentra atomizada,aislada, dispersa, debido a que el pueblo, ese que baila bachata, se monta en una yola para irse a Puerto Rico, bebe ron, usa teléfonos celulares último modelo, ese mismo pueblo, no logra conectar sus aspiraciones materiales más inmediatas con las consignas y clichés que se escuchan esporádicamente desde algunos núcleos de izquierda.

Al pueblo no sentirse identificado con el discurso de la izquierda y ésta basar su débil accionar en consignas intangibles para la comprensión y asimilación de las masas, trae como consecuencia que la rancia derecha conservadora, marque las pautas del debate político cotidiano en la República Dominicana.

La izquierda debe revisarse, y esto no debe significar claudicar en los principios éticos y sociales que le dieron origen, aquellos que plantearon la construcción de una sociedad más justa, donde todos los ciudadanos tengan acceso garantizado a los servicios básicos, tener los mismos derechos ante la ley, y otras tantas cosas que siguen hoy día sin resolver.

Pero esto solo podrá ser posible si la izquierda se hace una introspección ideológica y de ahí elaborar un verdadero discurso que, acompañado de una práctica política que sea coherente y consecuente, busque unir las aspiraciones populares con un proyecto de izquierda que haga planteamientos de soluciones a los problemas nacionales,que las grandes masas puedan asumir como reales, sensatos y viables.

El momento que atraviesa el mundo y la República Dominicana es propicio para el cambio, debido a que objetivamente las grandes mayorías se están viendo amenazadas por un sistema económico neoliberal que erosiona cada día más su nivel de vida,que destruye el medio ambiente, que descuida la salud pública, que fomenta y permite todas las formas imaginables de corrupción, lo cual deja como resultado el escenario dantesco que hoy se vive.

El trabajo que la izquierda debería priorizar es el ideológico, prepararse para dar la batalla de las ideas y esto no se logrará con paros, consignas ni con figuras mesiánicas, sino más bien clarificando las ideas necesarias para mostrarle al pueblo salidas a la crisis profunda en la que se encuentra inmerso, hacer un plan de trabajo en el que se compagine el discurso con las aspiraciones populares y sobre todo dejar sepultado de una vez por todas ese aire doctoral de ser los depositarios absolutos del conocimiento político, que alguna vez exhibieron los dirigentes de la izquierda dominicana.

Probablemente una buena dosis de ideología, disciplina y humildad ayudarían a la izquierda dominicana a relanzar un proyecto de nación que pueda dar al traste con el actual modelo neoliberal que hoy día empobrece aceleradamente a la República Dominicana.

Fuente: http://www.almomento.net/news/135/ARTICLE/33101/2009-05-10.html

OBSERVACIONES:

A diferencia de lo que acontece en latinoamérica en los últimos 10 años en donde los que se proclaman de tendencia "izquierda" han escalado espacios políticos hasta alcanzar el Poder... Y ni se diga en Europa, en donde ocupan importantes espacios en las Alcaldías, Gobiernos Regionales y Parlamento.

En el ámbito dominicano, mientras no salgan de los muros de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), quemar gomas, organizar una que otra huelguita y dar paseos ideológicos por Venezuela, Cuba, etc.

¡¡Jamás serán opción de Poder!!

Yo se de uno, que luego de graduarse en el elitista Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) como economista, ahora se ha MUDADO a la UASD y se ha degradado a la condición de dirigente estudiantil.

Con actitudes pequeñitas como esas, no se llega a ningún sitio.

República Dominicana, antropológicamente está constituida por "nacionalistas" que han doblegado por las armas y el machete, "face to face", las aspiraciones imperialistas de la Francia napoleónica, Inglaterra (Penn y Venables), España (2 veces), Estados Unidos (3 veces mal contadas) y Haití (cuando eran potencia económica, nos doblaban en habitantes y hasta se proclamaba "Imperio").

Lamentablemente, a pesar de nuestro glorioso pasado, a pesar de tan fértil terreno para cosechar ideas marxistas o socialistas... Los proclamados izquierdistas, pierden su tiempo en pendejadas que les corresponden a los grupos estudiantiles y sindicales... ¡¡Y AHÍ SE QUEDARON!!

Ellos junto al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) son los culpables de la desgracia morada que lleva a los dominicanos, rumbo al despeñadero.

TEMAS RELACIONADOS:

* YO ACUSO AL PRD.

- ¡¡REPUBLICA DOMINICANA SE HAITIANIZA!! (+ vídeo decapitación haitiano)

- MILITARES, POLICIAS y NARCOTRAFICO: ¡¡Ni los perros se salvan!!

- LA JIHAD CONTRA LA CLASE MEDIA

Blogalaxia Tags:

3 comentarios:

  1. Respetado y estimado amigo y colega Manuel Miranda; es motivo de alegría comunicarte, que le hemos otorgado a tu valioso Blog "El Premio Blog Amigo".

    Un fraternal saludo.

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, me gustaría pensar que pronto llegará el momento en que la izquierda dominicana se convierta en algo más que un teorema político de sobremesa, un tema de relleno a la hora del café, para que pase a ser una bocanada de aire fresco ofreciendo un cambio significativo, una auténtica alternativa a años de desorganización y desgobierno (al menos para el total de la sociedad). Neruda casi sin conocernos bien dijo de Santo Domingo "ojalá no te hubiesen descubierto". Pero como no podemos volver atrás y el daño ya está hecho, espero que pronto puedan ser echadas abajo las columnas del error que durante siglos han sido las bases en las que descansa nuestra nación.
    Me ha gustado tu entrada, pocas he encontrado así. Soy un dominicano en exilio voluntario (migrante como nuestras ballenas jorobadas), que a pesar de la temprana edad a la que tuve que salir, sigo enamorado como el que más de mi país, y aunque mi acento delate mi condición de expatriado mi corazón palpita igual de fuerte al escuchar nuestro himno.

    Gracias por compartir estas líneas, estaré atento a tu blog.

    ResponderEliminar

Lectores en linea ahora mismo