Páginas



miércoles, 20 de mayo de 2009

La verdad monda y lironda sobre los haitianos en Dominicana


He denunciado el proceso de "haitianización" galopante de la sociedad dominicana*, pero sin entrar en mayores detalles en su aspecto intrínseco, tal como magistralmente señala el "gurú" de los medios noticiosos, Saúl Pimentel, en el diario Almomento.net, en donde se desempeña como director:

POR SAUL PIMENTEL

*EL AUTOR es director y propietario de ALMOMENTO.NET


Hace un tiempo, cuando acababa de mudarme en el Residencial Alexandra, de Santo Domingo, me ví ante la amarga realidad de que detrás había un solar yermo del cual salía toda clase de alimañas, desde culebras hasta arañas “cacatas”. No temo a las culebras pues (al menos en la República Dominicana) no he sabido de ninguna que haya sido venenosa o que se haya tragado a ninguna persona, pero confieso que a las “cacatas” le tengo pánico.

Por mi cuenta y riesgo (por encima de sus propietarios) tomé la decisión de desherbar esa área en interés de garantizar mi sueño y tranquilidad. Recordé que a una cuadra de mi residencia, en la avenida Independencia, frecuentaba un grupo de hombres “vagos” cuya única ocupación era jugar dominó a toda hora.

Orondo y convencido de que me iban a aplaudir por ofertarles la oportunidad de ganarse la digna y necesaria comida del día de sus familias, acudí ante ese grupo para “contratar” los servicios de varios de sus integrantes. A muchos ruegos logré que uno de ellos viniera a mi vivienda. Desde una segunda planta observó el terreno en cuestión, se puso la mano en la barbilla con aires de “faculto” e hizo una mueca. (En ese momento creí que se estaba preparando para pedir dinero "por su boca”). Pero grande fue mi sorpresa cuando finalmente exclamó: “Mmmm…mire: yo le voy a recomendar que, mejor, Usted le rocíe gasoil a ese matorral y le pegue candela”. Inmediatamente salió disparado como alma que lleva el diablo y volvió al juego de dominó, dejándome insatisfecho y furioso.

Recordé entonces que, muy cerca, había un edificio en construcción en donde abundaban trabajadores haitianos. Fui allí, me hice acompañar de tres de ellos, y en un santiamén -con machetes y colines- dejaron el solar yermo convertido en una sabana, lista para iniciar un sembradío.

Después de esta anécdota paso a afirmar que: la culpa de la creciente presencia de haitianos en nuestro territorio la tenemos los mismos dominicanos.

No soy “pro-haitiano”, pero tampoco “anti-haitiano”. Simplemente considero que ha llegado el momento de llamar “al pan, pan y al vino, vino”.

Las siguientes son verdades tan sencillas y evidentes que no necesitan demostración:

1) Los haitianos son más trabajadores que los dominicanos.

2) A los dominicanos no nos gusta cortar caña, recoger café, pegar blocks, trabajar como sirvientes ni laborar en las plantaciones. Preferimos las oficinas (aunque no tengamos capacidad para ello), cuidar carros, trabajar en barras, ser analistas de política y deportes, comentaristas de radio y televisión, y ahora escribir comentarios por internet. En otras palabras, somos haraganes, no nos gusta doblar el lomo y vivimos como Martín Garata…esperando los “mangos bajitos”.

3) La presencia ilegal de haitianos se debe a que al Gobierno ni a los empresarios le conviene que vengan aquí con documentos y contratos de trabajo, pues si ello ocurre tendrían que pagarles salarios justos y ajustados a la ley. (Para nadie es secreto que a ningún haitiano se le paga prestaciones laborales y que hay Ingenieros y Maestros Constructores que han denunciado ante Migración a trabajadores haitianos que han osado en exigirlas). Muy pocos, posiblemente ninguno, está afiliado a la Seguridad Social. Miles de haitianos indocumentados laboran incluso en las construcciones que realizan instituciones del Estado en distintas partes del país y allí nunca han ido los inspectores de Migración.

4) No hay controles fronterizos porque para los militares, comerciantes y empresarios de la zona constituye un grandioso negocio el tránsito ilegal de personas, mercancías y drogas entre uno y otro país. (Si hubiera una entrada regulada de haitianos, se caerían los mercados “binacionales” y todos los establecimientos comerciales de las ciudades ubicadas a lo largo de la línea divisoria. Además quedaría interrumpido un negocio por millones de dólares que se realiza a través de camiones que entran y salen subrepticiamente a Haití. En consecuencia, miles de empleos en la República Dominicana dependen de Haití.

5) Es relativamente bajo el índice de haitianos que se ven involucrados en la República Dominicana en hechos delictivos y son insignificantes los delitos que estos últimos cometen. (Si se compara los cometidos por los dominicanos en Estados Unidos, España, Puerto Rico y otros países, llegaremos a la conclusión de que nuestros vecinos son prácticamente “angelitos bajados del cielo”).

6) Cifras del Consejo de Exportación e Inversión (CEI-RD) indican que e el 2008 los haitianos compraron a la República Dominicana productos por casi 500 millones de dólares, lo que los consolida como los segundos socios comerciales de este país, superados únicamente por los Estados Unidos. (El volumen de este intercambio comercial pudo haber sido mayor si no hubiera sido por los problemas que hubo en el 2008 para llevar a Haití pollos y huevos criollos, luego de una prohibición impuesta por las autoridades del vecino país. Además, en las cifras del CEI-RD no son tomados en cuenta los intercambios que se hacen en las denominadas “ferias binacionales” de las localidades fronterizas así como tampoco el comercio “irregular” de productos que son llevados subrepticiamente en camiones).

7) Durante el 2008 los dominicanos apenas compraron a Haití menos de diez millones, una cantidad “ínfima”.

8) Los haitianos, sin embargo, son depredadores y poseen una cultura totalmente divorciada a la nuestra.

Concluimos señalando que la tarea de exigir que se regule la entrada de los haitianos no debe ser sólo de los dominicanos. Deben incorporarse a ella los grupos organizados de Haití para, en forma conjunta, vencer los intereses económicos que tradicionalmente han impedido esta acariciada meta y aprovechar en forma armoniosa las grandes oportunidades que ofrecen dos pueblos que comparten una misma isla en el centro del Caribe.

Fuente:
http://www.almomento.net/news/135/ARTICLE/33039/2009-05-09.html


TEMAS RELACIONADOS:

* ¡¡REPUBLICA DOMINICANA SE HAITIANIZA!! (+ vídeo decapitación haitiano)

- MIGRACION HAITIANA EN DOMINICANA: LAS MENTIRAS, DIFAMACIONES Y CALUMNIAS DE SOLANGE PIERRE

- ¿LEONEL MEDIADOR ENTRE OBAMA y LOS LIDERES SOCIALISTAS DE AMERICA? Mejor cuéntenme otra de indios.

Blogalaxia Tags:

4 comentarios:

  1. MIRA COMO EL ODIO CONTRA RD SE DESTILA EN ESTE "ANCIENT" MINISTRO DE LA CULTURA HAITIANA


    http://www.espacinsular.org/spip.php?article7781



    Te escribe Veaney

    ResponderEliminar
  2. Debemos hacer un blog:
    Comite Defensa Soberania R. Dominicana.
    Permanente

    Tú, yo, Frinette y varios más ciber patriotas.

    O sea tener el control, las claves, un grupo restringido.

    Pues hay que responder con contundencia a:

    garr-haiti.org
    espacinsular.org
    windowsonhaiti.com
    herald.com
    nytimes.com

    Y UN LARGO ETC

    VAMOS MANUEL ANIMATE

    ResponderEliminar
  3. Ya hice el blog
    Comite defensa soberania R. Dominicana

    veaneyarteaga@gmail.com

    escribeme para darte la contraseña y asi poder iniciar esta web

    gracias
    V

    ResponderEliminar
  4. Veaney
    Gracias por la invitacion, voy a ver como puedo colaborar.

    ResponderEliminar

Lectores en linea ahora mismo