Páginas



jueves, 25 de octubre de 2018

La “guerra de las galaxias” es una realidad.



Desde el momento en que Donald Trump lanzó sus aspiraciones a la Casa Blanca en 2016, proclamó continuar la “revolución conservadora” impulsada por las administraciones de Ronald Reagan.

Esta proclama es muy seria, tanto, que hasta iniciativas no tan conservadoras, por lo novedosas como la “guerra de las galaxias”, se están llevando a cabo en esta administración republicana.

La “guerra de las galaxias”, se trata de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), programa que fue “propuesto” por el Presidente Ronald Reagan el 23 de marzo de 1983.

Según Wikipedia: La IDE proponía un programa de investigación y tecnología para el establecimiento de un escudo defensivo ante un ataque soviético con armas balísticas estratégicas. La idea original era la de establecer una defensa anti-misiles desde el espacio que detectara la trayectoria de misiles balísticos y que pudiera destruirlos en diversos puntos de su trayectoria. La tecnología para llevar a cabo esta iniciativa, sin embargo, no estaba aún desarrollada y algunas de las ideas no se llegarían nunca a llevar a cabo.

Esta iniciativa fue supuestamente “tirada a la basura” en 1993, durante la administración del Presidente Bill Clinton, bajo el alegato de “imposible”, “poco realista”, “acientífica”, y que el Presidente Reagan “se inspiró en películas de su pasado como actor y en ideas futuristas poco desarrolladas”.

Aunque retuvieron el argumento base de “defensa contra la URRS”, creando Organización de Defensa de Misiles Balísticos (BMDO), para cambiarla a Agencia de Defensa de Misiles (MDA), para desarrollar una red de misiles antiaéreos “desde tierra” y no “desde el espacio”.

El programa “Guerra de las galaxias”, continuó tal como fue concebido.

Los hechos demuestran que este programa, continuó desarrollándose tal cual como fue concebido y propuesto por el Presidente Ronald Reagan, aunque de forma ultra secreta y bajo el eufemismo de la MDA, en combinación con la Agencia del Espacio (NASA).

Usualmente: Los descubrimientos y “nuevas tecnologías” son de uso “militar” y posteriormente pasan “al mercado”, cuando aparece otro invento que hace obsoleto y desechable el que se había implementado.

El “público consumidor”, en términos prácticos, compra y disfruta de “desechos militares”.

Desde que se anunció “la propuesta de guerra de las galaxias”, la tecnología dio salto significativo con la aparición y “masificación” de la telefonía móvil, internet, WIFI, computadores y teléfonos “táctiles” con decenas de “aplicaciones” que van desde el “estado del tiempo” hasta “geo localizadores”. Así como muchas otras tecnologías, como la televisión digital.

Esto es claro factor que la “industria tecnología militar” ha estado trabajando y avanzando arduamente, manteniendo e implementando descubrimientos e innovaciones científicas hasta ahora en fase “ultra secreta”, como el caso de los helicópteros en la operación Jerónimo contra Osama Bin Laden,que prefirieron destruir antes que dejar abandonados.

El más reciente anuncio de la creación de la “Fuerza Espacial separada de la Fuerza Aérea” es la consolidación del proyecto “Guerra de las Galaxias”, por parte de Donald Trump, constituido en “discípulo aventajado” de Ronald Reagan.

La Fuerza Espacial, será otra nueva división, dentro de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, en adición a las “tradicionales”: Armada, Cuerpo de Marines, Guardia Costera, Fuerza Aérea y Ejército.

Lo que significa: Que como toda una “División” con voz y voto en el Pentágono: cuenta con hombres y mujeres altamente entrenados, armamentos de potencia “inimaginable”, “bases” en el espacio o en la luna y “naves” capaces de volar en todo el espacio.

Habría que determinar, a luz del derecho internacional, si esta nueva “fuerza militar” cuenta con la anuencia de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ya que todo lo referente “al espacio” nos afecta a todos.


lunes, 22 de octubre de 2018

El Partido Demócrata: la gran estafa a la comunidad dominicana.


Los juristas definen reos de “Estafa”: los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.

Algunos lectores se sintieron molestos por nuestras afirmaciones de lo mucho que “nos entristece” que los dominicanos se inclinen hacia “las corrientes izquierdistas impulsadas por el Partido Demócrata”, expresadas en Usa Really.

Sentimos mucho si los hemos ofendido, pero esto se debe a que a lo largo de la historia, los demócratas hábilmente han estafado a los dominicanos. Vulgar estafa porque durante muchos años, los líderes de esa organización política, han tenido un discurso “incluyente” y “progresista” a favor de los derechos de las minorías, pero este “discurso” no ha sido más que pose y “recurso electoral” para atraer los votos que necesitan para alcanzar sus objetivos, para ya logrados, hacer todo lo contrario en perjuicio de aquellos que han confiado en ellos mediante el voto. Los hechos son contundentes:

1916: Fue el demócrata Presidente Woodrow Wilson quien ordenó la intervención militar en Republica Dominicana, para “garantizar el pago” de los empréstitos hacia ese país. Cuando en realidad era para derrocar el gobierno progresista de Juan Isidro Jiménez y boicotear el de Francisco Henríquez y Carvajal.

1965: Fue el demócrata Presidente Lindon Johnson quien ordenó intervenir nuevamente territorio dominicano, para evitar el retorno al Poder del también progresista Presidente Juan Bosch.

Algunos justificarán que estos hechos “pertenecen al pasado”, sin embargo, este engaño ha continuado, aunque de forma más sutil, mediante el empleo de artilugios legales y presiones diversas, tanto dentro como fuera del territorio dominicano, así como otras medidas de impacto negativo dentro del territorio de Estados Unidos, como las siguientes:

-          Construcción del muro en la frontera con México, durante la administración del Presidente Bill Clinton.

-          Eliminación de la Ley “pies secos, pies mojados”, en contra de los inmigrantes cubanos. Durante la administración del Presidente Barack Obama

-          Deportaciones masivas de latinos, alcanzando cifras record, durante esa misma administración.

Medidas las cuales contribuyeron a la separación de familias, provenientes de todos los litorales de Latinoamérica, las que incluyen Logicamente a los dominicanos, ya que es de los países desde donde provienen la mayor tasa de inmigrantes, utilizando todos los medios para llegar a los Estados Unidos.




Estas medidas “progresistas”, no se han quedado ahí… También han “ido por más”, aun mucho más sutiles y dañinas, enfocadas hacia la comunidad dominicana:

Durante la administración de Barack Obama, fue designado el Presidente Bill Clinton como “delegado especial” en Haití, puesto que fue refrendado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), supuestamente para que este aportara su experiencia y relaciones para la “reconstrucción” de ese país. Sin embargo, los resultados han sido funestos, con medidas tales:

-          El “desplazamiento poblacional” en la isla Hispaniola, en la que se pretende que la parte correspondiente a República Dominicana, asuma, toda la carga migratoria y su secuela de problemas económicos que afectan a Haití.

Con ello de paso, tratando de evitar que los haitianos, puedan llegar a las costas americanas, al tener esa vía de escape “segura en tierra firme”.

Para la ejecución de este plan, se han invertido miles de millones de dólares en pago de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) aupadas desde la USAID, combinadas con medidas de chantaje que van desde levantar cargos por narcotráfico, sanciones económicas, hasta la denegación o concesión de empréstitos contra las autoridades del gobierno de República Dominicana, para lograr tal propósito, que ha hecho colapsar considerablemente los servicios e institucionalidad de ese país.

-          La explotación minera a gran escala, en toda la isla Hispaniola, siendo uno de los mayores concesionarios Anthony Rodhman, hermano de la candidata Hillary Clinton, cuñado de Bill Clinton…. Esta explotación minera, ha traído consigo la contaminación de atmosférica así como afluentes de agua fresca, en contra de todos sus habitantes.

Recuerden que en el debate escenificado entre Donald Trump e Hillary Clinton, fue “ligeramente” mencionado, estos hechos de maldad y corrupción que amenazan seriamente a la Hispaniola.
Y para cerrar con broche de oro:

-          El deshonroso rol de los “representantes dominicanos” en contra de aquellos que supuestamente representan, en todos los foros y organismos legislativos que accionan.

Los dominicanos cuentan con varios representantes, sean concejales, legisladores estatales o miembros ante la Cámara de Representantes… ¡! Todos demócratas ¡! Que no han hecho nada a favor de los suyos…

Los más emblemáticos: 

El flamante representante Adriano Espaillat, que mientras se proclama a favor de los que “no tienen vivienda”, como legislador siempre ha votado a favor de los intereses de “los caseros” o dueños de viviendas, quienes abusivamente elevan alquileres o ejecutan desalojos en Manhattan.

O de escritores “progresistas” como Junot Díaz, quien es originario del sector, quien nunca se ha pronunciado, pero que es muy presto para hacerlo a favor del desorden migratorio en la  Hispaniola.
En definitiva: Los demócratas han sido unos estafadores contra los intereses de los dominicanos, dentro y fuera de Estados Unidos. Por ello nos entristece, que usualmente se inclinen por sus “ideas progresistas”.









miércoles, 17 de octubre de 2018

SÍNDROME JORGE BLANCO: Casos Leonel Fernández e Hipólito Mejía


miércoles, 10 de octubre de 2018

Agenda "progresista", Corte Suprema de Estados Unidos y Brett Kavanaugh


domingo, 7 de octubre de 2018

EL "PROGRESISMO" : Doctrina perversa


sábado, 6 de octubre de 2018

DAVID COLLADO: El "ungido" de Estados Unidos en República Dominicana


miércoles, 3 de octubre de 2018

Espiral del silencio, Leonardo Matos Berrido y YO.


lunes, 1 de octubre de 2018

CASO LEONARDO MATOS BERRIDO: Respuesta a Patricia Báez Martínez


Lectores en linea ahora mismo